Solsticio = sol quieto Fiesta del Sol – Teurgia del Sol Año nuevo de los pueblos originarios de América


Solsticio = sol quieto

Fiesta del Sol – Teurgia del Sol

Año nuevo de los pueblos originarios de América

El Calendario Quechua-Aymará inicia el año 5518 con el Solsticio de Invierno
21/06/2010 a las 08:29 hora local Argentina

A las 08:29 hs (hora de nuestro país) el Sol alcanza su máxima declinación al Norte (23,5°), dando inicio al Invierno en nuestro hemisferio, y al Verano en el hemisferio Norte. Es el día más corto del año para nuestro hemisferio. Y a mediodía, el Sol apenas alcanza una altura de 32 grados sobre el horizonte Norte.

El inicio del solsticio de invierno tiene lugar, este año, el día 21 de junio a las 08:29 a.m. (hora Argentina).

Comienza la estación en el Hemisferio Sur. A la inversa, es el inicio del verano para el Hemisferio Norte.
La tradición de los antiguos habitantes de estas tierras celebra al solsticio con ruegos, celebraciones, meditaciones y ofrendas.

Es un momento sagrado (separado).
Los incas constataron que el sol se mantiene en el mismo lugar hasta el 24, que es considerado por ello el principio del nuevo año. Así se celebra en Cuzco – el ombligo del mundo- el día del Inti Raymi o Fiesta del Sol.
Quizá sólo sea una alucinación producida por la intensidad de mitos y leyendas o, tal vez, es consecuencia del misterio que rebasa el límite físico de las paredes de piedra de la antigua capital del Imperio y se impregna en el alma y el corazón de todos aquellos que la visitan.
Y el 24 de junio la ciudad se envuelve en el manto del pasado y los tiempos del Tawantinsuyo parecen volver. Otra vez es el Inca el gobernante; otra vez es el sol el Dios supremo al que se invoca para obtener abundantes cosechas y alejar el hambre.
Antes de la llegada de los españoles, el Inti Raymi era la fiesta principal del imperio. Se realizaba durante el solsticio de invierno, con el sol en el punto más alejado del ecuador. Los hijos del imperio temían que su dios, fuente de la vida, desapareciera en la inmensidad del universo y, para evitarlo, le imploraban y le rogaban que se quedara, así el hambre no se apoderaría del Tawantinsuyo.
Porqué no unirnos a la ancestralidad sudamericana, desde el camino espiritual que cada uno transite, en el lugar en el que estemos, este 21 de junio, elevando nuestros corazones en agradecimiento al Altísimo por los dones recibidos.

Felicidades en este nuevo ciclo.

Publicado por

senderosalalma

psicologa con orientacion transpersonal, Formadora y facilitadora de Nuevas Constelaciones, Terapeuta Energética

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s