Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 enero 2011

PEDIDO URGENTE DE REIKI, SANACIÓN, ORACIÓN Y TODO LO AFÍN PARA MARIO ANGEL PAPAGNI, NACIDO EL 3 DE SEPTIEMBRE DE 1948. MUCHAS GRACIAS

Read Full Post »


Para que la mujer pueda acceder a la energía de su corazón, debe primero sanar su vientre, curar la herida ancestral de lo femenino. En prácticamente toda mujer encarnada hoy en la Tierra existe esa herida. Es la herida formada por todo el dolor acumulado en el inconsciente colectivo de la humanidad, por los miles de años de represión y utilización de lo femenino.

Tenemos que empezar por sanar nuestro vientre, para que la Diosa se pueda manifestar. Y hoy en día, el vientre de las mujeres se encuentra impregnado a nivel celular de la herida de siglos de dominio y deshonra de la Diosa… Nuestras relaciones sexuales no han hecho, ni hacen, más que agravar dicha herida… Tenemos que empezar a pensar, que cualquiera que no nos trate con reverencia y respeto, no tiene derecho a entrar en nosotras.

La sanación de la mujer, y esa toma de su verdadero poder, ayudarán también al hombre a curarse, porque va a deshacer toda la energía atrapada a través de historias de cientos y cientos de encarnaciones, que lo que hacen es crear más dolor e inseguridad en la Tierra.

Ejercicio para sanar y conectarnos con nuestro útero:

– Ponte en un lugar apartado donde puedas estar tranquila, que sepas que no vas a ser interrumpida por un tiempo.

– Escucha una música (con auriculares preferiblemente), que te ayude a conectar con tus emociones, y con tu aspecto más femenino. Te puedo recomendar: Sanación emocional, Lisa Thiel, mantras de Shakti, mantras de la Madre Durga (1) y (2). Musica africana…etc.

– Visualízate en un gran valle, rodeada de vegetación, de naturaleza, en medio de la luna llena. Estas con más mujeres, visualízalas con luz, como tus hermanas y amigas, todas llevan largos vestidos de color de rojo, el color del útero, y están en circulo, todas se dan la mano.

– Empieza a danzar con los ojos cerrados, alguna danza sencilla que te surja, mientras visualizas a las demás hermanas danzando contigo, y declaras que están honrando el útero de vuestras madres, de vuestras abuelas, de ustedes mismas, que están honrando el útero de la Madre Tierra, y haz un sencilla reverencia al útero en el momento que estimes oportuno.

– Hónrate por ser mujer, reconócete como la encarnación del Amor, de la Belleza, de la Sabiduria, de la Alegría, de la Felicidad, de la Libertad, de la Sanación. Reconócete como la encarnación de la Diosa misma.

– Cuando creas que debes parar… Hazlo… Repite este ejercicio los días en que te sea posible.

Atención: Es probable que sientas ganas de llorar, o sientas una gran tristeza, no reprimas tus lágrimas, permítiles que salgan, para sanar, para curar esa herida. Así también obtendrás más energías para mejorar tu vida a todos los niveles, para tener más fuerza, para tener más paz mental, para liberarte de bloqueos, etc.

http://hermandadblanca.org

Read Full Post »

LA SEXUALIDAD ESPIRITUAL


“La sexualidad crea momentos de excepcional intensidad y plenitud. Es una experiencia en la que el placer es supremo y nos transporta muy lejos de nuestra vida cotidiana, induciéndonos una suerte de trance, un mundo de sensaciones casi irreales. El espíritu anhela esta clase de experiencias, por lo que es comprensible que el sexo resulte tan irresistible y tentador.
Mucho ocurre durante esta excursión lejos de la vida diaria, ya que el sexo no es vacuo, sino que aporta al alma muchas cosas inencontrables en el quehacer cotidiano, en particular verdades sobre nuestra pareja, sobre nosotros mismos, nuestra relación, nuestra pasión y hasta nuestra propia vida.”
Durante siglos las iglesias nos han transmitido la idea de que para ser espiritual hay que practicar la castidad, la cual no es más que una ignominiosa represión de un sentimiento y una emoción como es el deseo sexual, que nos fue dada por nuestro Creador de una manera especial.
El ser humano es el único animal, que no tiene una época de celo, porque su deseo sexual es permanente, y sólo necesita del estímulo. “El instinto de apareamiento es una de las fuerzas impulsoras físicas dominantes en los seres humanos. ”
En las más antiguas tradiciones herméticas, se hablaba con toda propiedad de la magia sexual, pues todos los seres humanos poseemos fuerzas eléctricas y magnéticas, que actúan como una fuerza de atracción y entre un hombre y una mujer estas polaridades se manifiestan y se potencian con fuerza en la unión sexual, dando vida al erotismo y a la vida creadora del pensamiento y transformando al sexo en el mediador entre la fuerza instintiva inconsciente y la moderación y conciencia de nuestro espíritu residente. Es una lástima que estos conceptos hayan sido acallados por la mojigatería de las religiones. La magia sexual no está en reprimir la energía sexual, sino en saber encauzarla.
El sexo, ha sido tildado de pecado si no va unido a la procreación, pero han limitado esta procreación a la vida humana, ignorando que el sexo es algo realmente sagrado, porque siempre es portador de vida y un acumulador de energía etérica, que nosotros podemos transformar en positivas o negativas, dependiendo no del sexo mismo, sino de nuestras vibraciones. El sexo trasciende lo biológico “el acto sexual no impone consecuencias biológicas sobre él.” por tanto lo verdaderamente puro o pecaminoso, no está en el acto mismo, sino en la intención y en la conciencia que tengamos al hacerlo. Nuestro cuerpo no puede ser pecaminoso porque es el templo de Dios, por tanto lo corporal no debe ser mirado como algo negativo, somos mente cuerpo y espíritu y esta trilogía debe estar presente en el acto sexual para hacer de él una experiencia maravillosa, como debería ser siempre un acto de amor, y que no se piense que esta espiritualización del sexo disminuye el placer y la pasión, muy por el contrario la intensifica al dar conciencia a lo que estamos sintiendo.
El tabú por el sexo se remonta a muchos siglos. “ El culto de la continencia se originó como rito entre los soldados antes de emprender batalla; en épocas posteriores se tornó en la práctica de los “santos”. Este culto toleraba el matrimonio tan sólo como un mal menor que la fornicación. Muchas de las grandes religiones mundiales, han sido influidas adversamente por este culto antiguo, pero ninguna tanto como el cristianismo” Quien hasta el día de hoy exige a los sacerdotes una castidad, que en la práctica hemos visto que se convierte en una aberración contra menores indefensos.
Es preciso dar al sexo el lugar que le corresponde y para quienes deseamos realmente ser perfectos como lo es nuestro Padre, debería ser una prioridad el saber usar la pasión no como un pecado, sino como un trampolín para aprender la ciencia del amor, para aprender a dar y también a recibir, con conciencia de lo que hacemos, porque es un gran error el desterrar la presencia de nuestro Espiritu residente, en un acto en el cual él debería estar más presente que nunca, para bendecir nuestros cuerpos que son templos de Dios y que la unión de dos seres unidos por el amor pueden consagrar.
Para que el sexo sea una manifestación cocreadora con Dios, debe ser hecho con amor y conciencia. El amor es un ingrediente sutil de nuestra conciencia que es capaz de mostrar la parte más bella de nosotros mismos, porque “ el amor es el deseo de hacer el bien a los demás.” “Algún día el hombre debería aprender a gozar de la libertad sin licencia, de la alimentación sin glotonería y del placer sin libertinaje. El autocontrol es la mejor política humana para reglamentar la conducta de la auto negación extrema.”
En todo acto sexual hay un gran intercambio de magnetismo, las personas lo quieran o no, dan al otro lo que ellas están irradiando y de esos momentos nacen los hijos etéricos que nos acompañaran más adelante, porque el sexo es siempre eminentemente creador, por tanto puede ser empleado sin remordimiento alguno, como la unión física, emocional y espiritual entre dos personas. “Dejad que el hombre se divierta, dejad que la raza humana encuentre placer de una y mil maneras, dejad que la humanidad evolucionaria explore todos los tipos de auto gratificación legítima.”
¡Qué lejos están estas exhortaciones equilibradas, a la beatería y al pecado que se nos ha enseñado.! El sexo es eminentemente creador, siempre nacerán de él hijos energéticos, cuya calidad dependerá del estado espiritual de los participantes, de allí que la presencia de Dios no puede estar excluido de él, si en verdad queremos evolucionar como sus hijos, porque “un buscador de los placeres, debe tratar siempre de ser tanto productor como consumidor.” La espiritualidad debería estar siempre presente en el acto sexual, teniendo en cuenta que la espiritualidad no es más que la manifestación de la divinidad en nosotros y ella debiera expresarse siempre, sin importar lo que estemos haciendo, porque la espiritualidad es la actitud con que la persona encara cualquier situación de su existencia desde lo profundo de su ser, por eso, el único “pecado” del sexo, reside en la inconciencia con la cual se realiza. No solamente debe existir la unión de los cuerpos sino también la de las almas y los espíritus.
En las últimas décadas se ha ido desmitificando el sexo, pero desgraciadamente se le ha puesto en el otro extremo, transformándolo en algo sin importancia, buscando solamente el placer por el placer. La liberación sexual ha traído muchos beneficios, pero también muchas dificultades, porque al despojarlo del amor se le prostituye y deforma, “ninguna emoción o impulso humano puede producir tanto daño, como cuando se le da rienda suelta al impulso sexual” 914 convirtiéndolo muchas veces en un verdadero acto animal, aún cuando esta expresión está muy mal empleada, pues los animales demuestran un comportamiento muy tierno al aparearse, no obligan sino que el macho conquista a la hembra con sus mejores técnicas de seducción. En los animales no existe la violación

Hay que hablar de sexualidad, hay que ver donde perdió su carácter sagrado y se volvió mercancía Lo sagrado de la sexualidad es lo que la hace una fuerza de vida, de gozo y de crecimiento. Lo sagrado en nuestra vida se da a través del rito y hemos perdido la capacidad de ritualizar nuestros actos con el significado, porque la rutina cotidiana ha perneado todos los rincones de nuestra vida…
Mucho se habla de la educación sexual que se debe dar a la juventud, pero ella está enfocada a como prevenir el embarazo o las enfermedades sexuales, pero nadie, ni siquiera los colegios cristianos hablan de la santificación del sexo, que es algo muy diferente a la castidad o la abstinencia. Nuestra responsabilidad es crear en la juventud una conciencia de lo que realmente es el deseo sexual y cómo es posible disfrutarlo plenamente con una conciencia despierta, porque para su realización también cuenta la cita, que dice que: aislar parte de la vida y llamarla religión es desintegrar la vida y distorsionar la religión.” Hay que hablar de sexualidad, hay que ver donde perdió su carácter sagrado y se volvió mercancía Lo sagrado de la sexualidad es lo que la hace una fuerza de vida, de gozo y de crecimiento, cuando ella es consciente.
Cuando el corazón se abre entre parejas sexuales, hay verdad, amor y seguridad entre ellos. Cuando el corazón está presente en un encuentro sexual, ustedes permiten que su intuición registre lo que está sucediendo entre ustedes cuando están en intimidad física.

Ustedes no esconden sus emociones, ustedes hablan abiertamente sobre ellas. Puede surgir algún viejo temor y es aceptado como tal. Ustedes son aceptados como son y esta clase de aceptación es el poder de sanación más grande que hay.

Cuando conectan su energía del corazón con su energía sexual, puede ocurrir una gran sanación en un área que tiene mucha necesidad de ésta.
La sexualidad es la danza mutua de las energías masculina y femenina. En principio, la sexualidad es más que un acto físico. Su destino era ser una danza en la cual participaran todos los niveles o aspectos de ustedes y de su pareja.

Voy a distinguir entre cuatro niveles o aspectos que (podrían) jugar un rol en esta danza de energías.

Cuatro aspectos de la experiencia sexual

Primero está el nivel físico, el aspecto del cuerpo físico

El cuerpo es inocente. El cuerpo conoce el deseo sexual y la lujuria, y esto es algo que está presente espontáneamente dentro del cuerpo. El cuerpo busca la satisfacción de sus deseos, y es el ser humano, o la conciencia del alma en el ser humano, el que determina el modo en el que el deseo sexual es utilizado y manifestado.

Nuevamente, el cuerpo es inocente. El conoce la lujuria y el deseo. No hay nada malo en esto. Puede ser una fuente de regocijo, juego y placer. Pero el cuerpo no puede elegir por el mismo de qué modo se va a expresar su energía sexual. Son ustedes, el ser humano, quien está a cargo, y el cuerpo necesita su dirección.

Cuando ustedes quieren experimentar la sexualidad del modo más amoroso, el punto de dirección reside en el corazón. Cuando dejen que su corazón se haga cargo de su energía sexual, ésta encontrará su expresión más gozosa.

La alternativa es dejar que ya sean sus pensamientos (juicios) o sus emociones dirijan el flujo sexual, y ustedes verán que esto causará varios bloqueos en su energía, pero luego hablaré de esto.

El segundo aspecto de la danza sexual que yo quiero distinguir es el nivel emocional. La unión sexual es un acto profundamente emocional. Si ignoran este aspecto, ustedes no están completamente presentes en el acto y se separan del verdadero significado de la sexualidad.

En una canalización anterior llamada ‘Tratar con las emociones’ hemos ahondado en el tema de las emociones extensamente. Señalamos las poderosas energías de miedo, cólera y tristeza y discutimos cómo ellas pueden sacarlos de su centro. Cuando cualquiera de estas poderosas emociones está trabajando en una relación entre dos personas, y no son conscientemente reconocidas y tratadas, éstas surgirán cuando ellos estén juntos en intimidad. Estas emociones pueden causar reacciones psicológicas de resistencia o de encierro cuando ustedes están físicamente en intimidad, o el cuerpo puede ser incapaz de sentir deseo o excitación.

Cada vez que aparezcan estos bloqueos psicológicos o físicos, es importante tratar con ellos en el nivel en el cual ellos han surgido: el nivel emocional. Cuando ustedes tratan de eliminar estos síntomas físicos, sin observar la dinámica emocional implícita, ustedes están siendo irrespetuosos con ustedes mismos y con su cuerpo.

Cuando el cuerpo se resiste a la intimidad, él les está dando un mensaje, puro y claro, de que hay un bloqueo emocional. Esto puede deberse a un problema entre ustedes y su pareja, o puede ser una herida emocional que acarrean con ustedes del pasado. Sea lo que sea, necesita ser tenida en cuenta y ser atendida de una manera tierna y amorosa, antes de que la energía sexual pueda fluir libremente.

Próximo al nivel emocional está el nivel del corazón, el cual es la morada de los sentimientos.

En la misma canalización que he mencionado anteriormente (“Tratar con las emociones”) hemos distinguido entre emociones y sentimientos. Los sentimientos pertenecen al dominio de la intuición y el conocimiento interior. Su lado sensible les habla a ustedes a través de susurros calmos, llenos de sabiduría y compasión. Las emociones son más dramáticas en naturaleza y nosotros las llamamos ‘reacciones de incomprensión’, porque esto es lo que ellas son esencialmente: explosiones por no comprender lo que les está sucediendo. (Ver la canalización para mayor esclarecimiento).

Cuando el corazón se abre entre parejas sexuales, hay verdad, amor y seguridad entre ellos. Cuando el corazón está presente en un encuentro sexual, ustedes permiten que su intuición registre lo que está sucediendo entre ustedes cuando están en intimidad física.

Ustedes no esconden sus emociones, ustedes hablan abiertamente sobre ellas. Puede surgir algún viejo temor y es aceptado como tal. Ustedes son aceptados como son y esta clase de aceptación es el poder de sanación más grande que hay. Cuando conectan su energía del corazón con su energía sexual, puede ocurrir una gran sanación en un área que tiene mucha necesidad de ésta.

Sin embargo, el corazón también puede jugar un rol sutil en privarles de experimentar la sexualidad de un modo gozoso y amoroso. El corazón puede haberse cerrado al goce de la sexualidad por diferentes razones.

Primero, puede haber un deseo en el corazón de elevarse sobre la realidad física de la tierra. Segundo, puede haber dogmas religiosos funcionando que impiden al corazón abrirse a lo que la sexualidad realmente es.

Trataré estos dos temas ahora

El corazón puede tener una fuerte tendencia a elevarse sobre el plano denso de la realidad material. Es una clase de añoranza. Puede haber ahí un anhelo de unidad, que no es para nada alcanzado en la unión sexual, pero que en realidad acarrea dentro un sutil rechazo al reino terrestre (y a la sexualidad también). Muchos de ustedes conocen el deseo de trascender esta realidad. Muchos de ustedes recuerdan la energía de amor y de armonía que han experimentado en los reinos inmateriales, antes de que encarnaran en la tierra.

Su corazón llora amargamente por la comodidad y la luminosidad de esta vibración. Ustedes tratan de beber esta energía cuando meditan. A menudo los chakras superiores son activados de esta forma, o sea el corazón, la garganta, el tercer ojo y el chakra de la corona. Ellos se abren, mientras que los tres chakras inferiores (el plexo solar, el vientre, y el sacro), los cuales son vitales para su ser terrenal, quedan más o menos abandonados.

De un modo más artificial, esto también sucede cuando ustedes toman drogas. Cuando ustedes toman sustancias psicotrópicas, los chacras superiores son abiertos violentamente de un modo artificial y ustedes pueden temporalmente experimentar éxtasis y arrobamiento que les hace olvidar el aspecto denso y pesado de la realidad terrestre.

Aunque el deseo y el anhelo de trascendencia son comprensibles, es importante hacer las paces con la realidad terrestre. De otro modo ustedes crearán una separación artificial entre la parte superior y la parte inferior de su campo de energía. Darán prioridad a estar con su consciencia en la parte superior de su aura, y desarrollarán una sutil o evidente resistencia a la realidad del cuerpo, a las emociones y a la sexualidad. Esto crea un desequilibrio en su campo de energía.

Cuando ustedes están nostálgicos de esta manera, traten de sentir la razón y el propósito para estar en la tierra en este momento. La razón por la cual están aquí no es trascender la tierra sino traer el Hogar abajo hacia la tierra. Este es un viaje sagrado.

La segunda razón por la cual el corazón huye asustado de la sexualidad son los dogmas religiosos, a menudo de vidas pasadas. Puede haber habido vidas en las cuales ustedes tomaron votos de castidad o en las cuales se les enseñó a sentirse avergonzados o culpables con respecto al placer corporal y la sexualidad. Estas energías aún pueden persistir en su corazón. Debido a esto, ustedes pueden tener juicios negativos relacionados con la intimidad física, o una sutil resistencia a ésta. Estos juicios y sentimientos no tienen sustento en la verdad. Nuevamente quiero decir que el cuerpo por sí mismo es inocente.

El placer, el deseo y simplemente todos los procesos físicos que les hacen a ustedes anhelar la unión sexual, son procesos naturales y saludables. Los desequilibrios que ocurren en el área de la sexualidad son casi siempre debidos a los niveles no físicos, de los cuales ahora he discutido dos.

El cuarto y último nivel es el aspecto de la mente. En el nivel mental, puede haber creencias morales o espirituales que les impiden disfrutar de la sexualidad. La mayoría de estas creencias son de índole religiosa.

En el nivel espiritual, ustedes pueden sentir que el cuerpo físico es una clase de prisión. La realidad no física de los ‘reinos superiores’ (como ustedes lo llaman, no yo) es tan glorificada, que la realidad física es menospreciada. Esto ocurre frecuentemente entre los Trabajadores de la Luz. Especialmente entre ellos, a menudo hay resistencia al placer y al goce que la sexualidad puede proveer. Esto proviene en parte de las creencias religiosas y morales, en parte de una total inexperiencia con este aspecto de la vida. La mayoría de las almas de los

Trabajadores de la Luz han pasado muchas vidas como sacerdotes, monjas o en roles similares, retirados de la comunidad, sin una pareja o familia. Ellos se enfocaron tanto en lo espiritual, que el área de la sexualidad quedó descuidada. Por lo tanto, al nivel mental o espiritual, también puede haber una especie de falta de costumbre que les impide explorar la energía sexual.

En las personas espirituales o religiosas suele haber una falta de respeto por el cuerpo en su expresión natural. Esto es verdaderamente lamentable, porque es la expresión dentro de la materia que desde nuestro lado es considerado el viaje más sagrado que un alma puede proseguir. Sembrar y cosechar las semillas de su divinidad tan lejos del hogar, en la realidad de la materia y de la forma, es un emprendimiento sagrado. Es un acto creativo, divino de un orden supremo.

Tal vez ustedes hayan estado alguna vez presente en el lecho de muerte de alguien, o hayan presenciado un nacimiento. En esos momentos el alma entra o sale de la danza con la materia. Ambos momentos están rodeados de una atmósfera sagrada. Ustedes pueden sentir esto como un profundo silencio envolvente, lleno de honor, que anuncia la llegada o la partida del alma. No existe otra cosa sino el más profundo respeto, desde nuestro lado del velo, por lo que ustedes hacen en esos momentos. La danza con la materia es sagrada. ¡Y ustedes con tanta frecuencia la detestan!

La sexualidad en su verdadero significado es una danza en la materia, la cual al mismo tiempo se eleva sobre la materia. En una expresión sexual equilibrada, ustedes trascienden la realidad material, sin ignorarla o reprimirla, sin abandonar los tres chakras inferiores y buscar éxtasis solamente a través de los chakras superiores. La sexualidad completa integra todos los niveles de su ser. La sexualidad puentea la brecha entre la materia y el espíritu.

Cuando dos personas están en intimidad física de una manera amorosa, todas las células en sus cuerpos vibran un poco más rápido… ellas comienzan a danzar un poco. Se abre una puerta a una realidad energética con una vibración ligeramente más elevada y un sentimiento más alegre. Después de una unión sexual en la cual participa todo lo que ustedes son, cuerpo, alma y mente, ustedes se sienten serenos y regocijados al mismo tiempo.

Hay un tranquilo éxtasis. Las células de su cuerpo han probado la energía del amor y en ese momento ustedes trajeron la realidad del Amor un poco más cerca de ustedes. Ustedes canalizaron la energía divina del Amor que tan profundamente desea fluir a través de ustedes y que sólo tiene el mayor respeto por su naturaleza sexual.

Si en una unión sexual la energía fluye al mismo tiempo en todos los cuatro niveles, es un acto de creación divina. Que los niños nazcan de semejante acto, es tan solo natural. Cuando la danza de lo masculino y de lo femenino es llevada a cabo de tal manera alegre, sólo lo bueno y dulce puede venir de eso. Si un niño es concebido de tal modo, entonces entra al reino terrestre en un alud de luz y amor. Es la bienvenida más amorosa que un alma puede tener en la tierra.

Debido a que las energías sexuales son tan preciosas, nosotros les pedimos: por favor traten con su sexualidad respetuosamente. Cuando haya problemas, miedos o tensiones alrededor de ésta, no juzguen a la sexualidad misma, ni renuncien a ella, porque es una parte natural de ustedes, y una parte sagrada.

Read Full Post »

2011: El Año del Índigo por Doreen Virtue
Gracias Margarita López!!!

2 de Enero de 2011

Al final de cada año, me siento en silencio y conecto con la presencia del poderoso Arcángel Miguel, y le pido mensajes acerca del año que viene. Oigo sus respuestas tan claramente como si estuviera teniendo una conversación con un sabio maestro. Me parece que el Arcángel Miguel es el ángel que habla más fuerte y más claro de todos.

Grabé los mensajes en un video gratuito que he publicado en YouTube, por si quieren verlo o escucharlo aquí (en inglés).

He aquí un resumen de la conversación:

El Arcángel Miguel transmite temas y mensajes con respecto a cada año, por lo general relacionados con aquello en lo que nos está guiando a trabajar. Para el 2011, Miguel transmitió que es un año en el que:

* Los índigo van a salir de su zona de confort y a asumir importantes roles de liderazgo. Los índigo son personas de carácter fuerte, que son muy sensibles a las energías. Los índigo tienen un barómetro exacto de si alguien está en integridad o no, porque tienen un detector interior de la verdad. Y los Índigo CONFÍAN en lo que sienten. Felicidades, Índigo: ¡El 2011 es TU año!

* El 2011 ofrece un gran apoyo para cambiar de profesión, especialmente para quienes están abriendo sus propios negocios. Dijo que la economía mundial seguirá mejorando.

* Nos pidió perder cualquier pensamiento o creencia de victimismo, y empoderarnos a nosotros mismos (él les ayudará si se lo piden).

* Sí dijo que habrá una escalada militar y un aumento de tensión y pidió que quienes se sientan guiados hablen y hagan conocer sus opiniones públicamente. ¡No sean tímidos! Recuerden el libro del Dr. Seuss, “Horton y el mundo de los Quién”, acerca de una persona pequeñita cuya voz salvó el planeta. E Índigos, ¡estamos contando especialmente con ustedes para hablar!

* Dijo que el ambientalismo y conectar con la naturaleza son esenciales en el 2011. Nos pidió pasar mucho tiempo al aire libre, y tomar medidas personales para ayudar al medio ambiente, como reciclar, reducir y reutilizar. También dijo que a aquellos a quienes les gusten las carreras relacionadas con el medio ambiente les irá bien en el 2011.

* El Arcángel Miguel hizo hincapié en que algunas personas van a tener miedo a medida que nos acerquemos al 2012. Él me aseguró que el 2012 es como el 2000: no pasó nada. NO es el final de nada. Los mayas habrían seguido con su calendario, pero fueron interrumpidos abruptamente y tuvieron que abandonar sus aldeas en las que estaban trabajando en este proyecto. Sin embargo, vamos a ver un creciente énfasis en la espiritualidad este año (tal como pasó en 1999), por parte de aquellos que quieren poner su vida en orden “por si acaso”. Él lo comparó con el efecto de “No hay ateos en las trincheras”. La conclusión fue que nos hizo un llamamiento a permanecer centrados en el AMOR y entregar cualquier preocupación a Dios, los maestros ascendidos (por ejemplo, Jesús), y los ángeles.

* El 2011 será un año muy positivo para la mayoría de las personas, sobre todo después del Año Nuevo Chino el 3 de febrero. Dijo que el “Año del tigre” realmente tuvo un efecto agresivo en el mundo, y que el nuevo “Año del Conejo” será más pacífico. Los años del Conejo están llenos de mucha actividad laboriosa, lo que encaja con la guía de Miguel para que tomemos medidas orientadas para ayudar en cuestiones que sean importantes para nosotros. Dijo algunas veces: “El que vacila está perdido” y que habrá muchas ventanas de oportunidades abriéndose, que tenemos que atravesar a medida que aparezcan.

* Todo sucede exactamente como se supone que suceda, incluso las cosas aparentemente negativas y dolorosas que han sufrido. Pídanle a sus ángeles encontrar las lecciones y bendiciones ocultas en cada evento, relación y situación, y ellos les ayudarán a encontrar paz y comprensión.

* Sobre todo, hizo hincapié para que DISFRUTEMOS de este momento, pase lo que pase. Abracen e inhalen el placer, la alegría, y perfección divina de cada minuto. Y recuerden que siempre pueden acudir al Arcángel Miguel en busca de apoyo, valor, protección y guía. Él es totalmente ilimitado y puede ayudar a todos quienes lo invoquen simultáneamente.

Feliz Año Nuevo, con amor, Doreen

Para mayor información visite por favor el sitio web: http://www.AngelTherapy.com. También pueden escuchar el programa semanal en vivo de Doreen (en inglés), visitando http://www.HayHouseRadio.com – © 2009 Angel Therapy, Inc. Todos los Derechos Reservados.

Estos y otros artículos de interés pueden ser descargados en archivo Word desde el sitio creado en http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm para ARTÍCULOS DE INTERÉS

Traducción: Margarita López
Edición: El Manantial del Caduceo

Read Full Post »

Acuario: servir a la humanidad

Por Ricardo Georgini

El signo de Acuario promueve la expansión de conciencia desde lo individual hacia lo colectivo. Sus notas clave son servicio y universalidad. Es el signo que regirá la Nueva Era en la que estamos entrando, por eso es especialmente importante comprender sus cualidades e influencias.

Todos los seres son partes de un todo mayor. En este todo, cada ser desempeña un papel único y vital. Pero nosotros, seres humanos, prestamos atención no al todo mayor, sino a nosotros mismos, como individuos. El signo opuesto complementario a Acuario, Leo, representa este autocentramiento y el desenvolvimiento de la autoconciencia. Es una base indispensable y el punto de partida para toda la ampliación. A medida que el punto de conciencia individual es fortalecido y estabilizado, podemos proseguir con su expansión hacia esferas de conciencia cada vez mayores: un grupo, una nación, la humanidad, el planeta…esta ampliación es estimulada por la energía de Acuario.

Cuando un individuo comprende la manera en que su vida integra un todo mayor, descubre cuál es su función en este todo y puede pasar a desempeñarla conscientemente. A esto llamamos servicio. Muchas veces, el ideal de servicio se ha interpretado de modo superficial, como si fuese simplemente ayudar a los otros. Es algo más amplio y más profundo que esto. El servicio es una expresión de conciencia. Significa que el individuo alcanzó una visión de un propósito mayor – el propósito de todo, sea un grupo, una nación o la humanidad – y entonces se coloca al servicio de este propósito, procurando participar inteligentemente en su realización.

Acuario no sólo estimula al servicio, estimula para servir en grupo. Sin embargo, no se trata meramente de afiliarse a alguna organización. De nuevo, es una cuestión de conciencia. Siempre que un individuo se aproxima a su propia esencia, también se aproxima a sus semejantes. Y cuando un individuo verdaderamente se encuentra a sí mismo, también encuentra a su grupo – aquellos que piensan como él, aspiran como él y sirve como él. Los grupos acuarianos se reúnen en torno a ideas e ideales comunes, y no por afinidades personales. Existen para servir un propósito mayor y cumplir una función dentro de la humanidad.

Estamos viviendo un largo período de transición entre la antigua Era de Piscis y la nueva Era de Acuario. Y podemos esperar por el surgimiento cada vez mayor de grupos con inclinación acuariana, provocando grandes transformaciones en la cultura y civilización humanas. Estos grupos están trabajando para promover la cooperación entre las naciones, la aproximación y el reconocimiento mutuo entre las religiones, la circulación y la distribución de los recursos económicos y la integración entre los distintos pueblos y culturas. La influencia de Acuario gradualmente disolverá el exclusivismo y la separatividad, y llegaremos a comprender que somos todos una gran familia humana.

Anualmente, en el mes de Acuario (este año desde el 20 de enero al 18 de febrero), somos invitados a servir a la humanidad, participando inteligentemente en la construcción de las nuevas cultura y civilización acuarianas.

Ricardo A. Georgini
ricardogeorgini@yahoo.com.br
Fuente: LOGOS – Grupo de Investigación en Astrología Esotérica

Read Full Post »


Si fuésemos capaces de sacar a los seres humanos de la creación del universo, veríamos que toda ella -las estrellas, la Luna, las plantas, los animales, todas las cosas- es perfecta tal y como es. La vida no necesita justificaciones ni juicios; sin nosotros sigue funcionando igualmente. Ahora bien, si incluyes a los seres humanos en la creación, pero arrebatándoles la capacidad de juzgar, descubrirás que somos exactamente iguales al resto de la naturaleza. Ni buenos ni malos ni tenemos razón ni estamos equivocados: somos sencillamente como somos. En el Sueño del Planeta, tenemos la necesidad de justificarlo todo: hacer que todo sea bueno o malo, correcto o incorrecto, cuando, sencillamente, las cosas son como son y punto. Los seres humanos acumulamos muchos conocimientos; aprendemos todas esas creencias, toda esa moral y las reglas de nuestra familia, de la sociedad y de la religión. Basamos la mayor parte de nuestra conducta y de nuestros sentimientos en esos conocimientos. Creamos ángeles y demonios, y claro, el sexo se convierte en el mayor demonio del infierno. El sexo es el mayor pecado de los seres humanos, cuando el cuerpo humano está hecho para el sexo.
Biológicamente eres un ser sexual, y no hay más. Tu cuerpo es muy sabio. Toda la inteligencia reside en los genes, en el ADN. El ADN no necesita comprender ni justificar las cosas; sólo sabe. El problema no reside en el sexo. El problema reside en el modo en que manipulamos el conocimiento y en nuestros juicios, cuando, en realidad, no hay nada que justificar. A la mente le resulta muy difícil rendirse, aceptar que es, sencillamente, como es. Tenemos toda una serie de creencias sobre lo que debería ser el sexo, sobre cómo deberían ser las relaciones, y esas creencias están completamente distorsionadas.
En el infierno pagamos un precio muy alto por un encuentro sexual, pero el instinto es tan fuerte que, de todos modos, lo hacemos. Entonces, sentimos mucha culpa y mucha vergüenza; oímos todos los chismes sobre el sexo. «¡Oh! ¡Mira lo que está haciendo esa mujer! ¡Mira a ese hombre!» Tenemos una definición completa de lo que es una mujer, de lo que es un hombre, de cuál debería ser el comportamiento sexual de una mujer y de cuál debería ser el comportamiento sexual de un hombre. Los hombres son siempre demasiado machos o demasiado débiles, dependiendo de quien los juzgue. Las mujeres son siempre demasiado delgadas o demasiado gordas. Tenemos todas esas creencias sobre cómo debería ser una mujer para ser considerada hermosa. Tienes que comprar la ropa adecuada, crearte una imagen apropiada a fin de resultar seductora y ajustarte a esa imagen. Si no encajas en esa imagen de belleza, creces con la creencia de que careces de valor, de que no le gustarás a nadie.
Nos creemos tantas mentiras sobre el sexo que no lo disfrutamos. El sexo es para los animales. El sexo es maligno. Deberíamos avergonzarnos de tener sentimientos sexuales. Estas reglas sobre el sexo van completamente en contra de la naturaleza y sólo son un sueño, pero nos las creemos. Tu verdadera naturaleza aflora y no encaja con todas esas reglas. Te sientes culpable. No eres lo que deberías ser. Eres juzgado; una víctima. Te castigas a ti mismo y no es justo. Esto abre heridas que se infectan con veneno emocional.
La mente juega a este juego, pero al cuerpo no le importa lo que la mente crea; el cuerpo sólo siente la necesidad sexual. En un momento determinado de nuestra vida nos resulta imposible no sentir una atracción sexual. Esto es completamente normal; no comporta ningún problema. El cuerpo sentirá un deseo sexual cuando se excite, cuando sea tocado, cuando sea visualmente estimulado, cuando vea la posibilidad de sexo. El cuerpo puede sentir un deseo sexual, y unos minutos más tarde, dejar de sentirlo. Si la estimulación cesa, el cuerpo deja de sentir la necesidad de sexo, pero la mente es otro cantar.
Digamos que estás casada y que recibiste una educación católica. Tienes todas esas ideas sobre cómo debería ser el sexo: sobre lo que es bueno o malo o correcto o incorrecto, sobre lo que es pecado y lo que resulta aceptable. Necesitas firmar un contrato para que el sexo sea aceptado; si no lo haces, el sexo es pecado. Has dado tu palabra de que serás fiel, pero un día, cuando vas por la calle, un hombre se cruza en tu camino. Sientes una fuerte atracción; el cuerpo siente la atracción. No hay ningún problema porque no significa que vayas a emprender una acción, sin embargo, eres incapaz de evitar ese sentimiento porque es algo completamente normal. Cuando el estímulo desaparece, el cuerpo lo libera, pero la mente necesita justificar lo que siente el cuerpo.La mente «sabe», y ahí reside el problema. Tu mente sabe, tú sabes, pero ¿qué es lo que sabes? Sabes lo que crees. No importa si es bueno o malo, adecuado o inadecuado, correcto o incorrecto. Has sido educada para creer que eso es malo, y de inmediato, haces ese juicio. En ese momento empieza el drama y el conflicto.
Más adelante piensas en ese hombre, y sólo con pensar en él, tus hormonas vuelven a aumentar. Dada la poderosa memoria de la mente, es como si tu cuerpo volviese a verlo de nuevo. El cuerpo reacciona porque la mente piensa en ello. Si la mente dejase al cuerpo en paz, la reacción se desvanecería como si nunca hubiese tenido lugar.
Pero la mente lo recuerda, y como sabes que no está bien, empiezas a juzgarte. La mente dice que no está bien e intenta reprimir lo que siente. Pero, cuando tratas de reprimir tu mente, adivina qué ocurre. Piensas todavía más en ello. Entonces vuelves a ver a ese hombre, y aunque esta vez la situación sea distinta, tu cuerpo reacciona con mayor fuerza.
Si la primera vez hubieses liberado el juicio, ahora quizás al verlo por segunda vez, no experimentarías ninguna reacción. Sin embargo, en estos momentos, al verlo, tienes sentimientos sexuales, juzgas esos sentimientos y piensas: «Oh, Dios mío, no está bien. Soy una mujer terrible». Necesitas ser castigada; eres culpable; y de este modo entras en una espiral descendente, por nada, porque todo está en la mente. Quizás ese hombre ni siquiera ha advertido tu existencia. Empiezas a imaginarte toda la escena, haces suposiciones y llegas a desearlo todavía más. Entonces, por la razón que sea, lo conoces, hablas con él y te resulta maravilloso. Al final se convierte en una obsesión; es muy atractivo, pero te da miedo.
Acabas haciendo el amor con él y es, a la vez, la mejor y la peor experiencia que has tenido. Ahora realmente necesitas ser castigada. «¿Qué clase de mujer permite que su deseo sexual sea más importante que sus principios morales?» Quién sabe a qué juegos va a jugar la mente. Sientes dolor, pero intentas negar tus sentimientos; intentas justificar tus acciones a fin de evitar el dolor emocional. «Bueno, probablemente mi marido hace lo mismo.»
La atracción cobra fuerza, pero no es a causa del cuerpo, sino de la mente, que está siguiendo un juego. El miedo se convierte en una obsesión, y así, el que sientes en relación a tu atracción sexual se intensifica. De este modo, cuando haces el amor con él, tienes una gran experiencia, pero no porque él sea maravilloso ni tampoco porque lo sea el sexo, sino porque liberas toda la tensión y todo el miedo. Entonces, para que vuelva a crecer de nuevo, la mente sigue creyendo en el juego de que es así por el hombre, pero eso no es verdad.
El drama sigue creciendo y no se trata de otra cosa que de un sencillo juego mental. Ni siquiera es real. Tampoco es amor, porque una relación como esta se vuelve muy destructiva. Es autodestructiva porque te hieres a ti misma y lo que más te duele es lo que crees. No importa que tus creencias sean correctas o incorrectas, buenas o malas, estás rompiendo con ellas, algo deseable cuando se hace a la manera del guerrero espiritual, pero no cuando se hace a la manera de la víctima. Y lo que estás haciendo es utilizar esa experiencia para adentrarte más profundamente en el infierno, no para salir de él.
Tu mente y tu cuerpo tienen unas necesidades completamente diferentes, pero la mente controla al cuerpo. Este tiene unas necesidades que no es posible evitar: comer, beber, guarecerse, dormir y satisfacerse sexualmente. Todas esas necesidades son completamente normales y muy fáciles de satisfacer. El problema reside en que la mente dice que esas son «sus» necesidades.
En nuestra mente creamos una imagen dentro de esta burbuja de ilusión. La mente se responsabiliza de todo. Piensa que tiene necesidad de comida, de agua, de cobijo, de ropa y de sexo, aunque lo cierto es que no la tiene, ya que no experimenta necesidades físicas. La mente no necesita comida, no necesita oxígeno ni agua, ni tampoco sexo. Pero ¿cómo sabemos que esto es verdad? Cuando tu mente dice: «Necesito comida» y comes, el cuerpo se siente completamente satisfecho, pero no la mente, que sigue pensando que todavía necesita más. Entonces sigues comiendo sin parar, y, aun así, no eres capaz de que tu mente se sienta satisfecha, porque esa necesidad no es real.
La necesidad de cubrir el cuerpo es otro ejemplo. Sí, el cuerpo necesita ser cubierto cuando el viento es demasiado frío o cuando el sol quema en exceso, pero quien tiene esa necesidad es el cuerpo y es fácil satisfacerla. Por eso, cuando la necesidad está en la mente, aunque te eches encima toneladas de ropa, la mente seguirá necesitando más. Entonces abres el armario, y aunque está lleno de ropa, tu mente no se siente satisfecha, así que dices: «No tengo nada que ponerme».
La mente necesita otro coche, otras vacaciones, una casa para invitar a tus amigos: todas esas necesidades que no eres capaz de satisfacer plenamente están en la mente. Pues bien, lo mismo ocurre con el sexo. Cuando la necesidad está en la mente, no es posible satisfacerla. Cuando la necesidad está en la mente también están ahí todo el juicio y todo el conocimiento, lo que hace muy difícil hacerle frente al sexo. La mente no necesita sexo. Lo que realmente necesita es amor, no sexo. Más que la mente, es tu alma la que necesita amor, porque tu mente es capaz de sobrevivir con el miedo. El miedo también es energía y alimento para la mente: no exactamente el alimento que deseas, pero funciona.
Necesitamos liberar al cuerpo de la tiranía de la mente, ya que cuando ésta deja de necesitar comida y sexo, todo resulta muy fácil. Para ello, el primer paso que hay que dar es dividir las necesidades en dos categorías: en las necesidades que tiene el cuerpo, y en las necesidades que tiene la mente.
La mente confunde las necesidades del cuerpo con las suyas porque necesita saber: «¿Quién soy yo?». Vivimos en un mundo de ilusión y no tenemos la menor idea de qué somos. Por lo tanto, la mente elabora todas estas preguntas. «¿Qué soy yo?» se convierte en el mayor misterio y cualquier respuesta satisface la necesidad de sentirse a salvo. La mente dice: «Yo soy el cuerpo. Yo soy lo que veo; yo soy lo que pienso; yo soy lo que siento; siento dolor; estoy sangrando».
La afinidad entre la mente y el cuerpo es tan grande que la mente se cree el siguiente postulado: «Yo soy el cuerpo». El cuerpo tiene una necesidad y la mente dice: «Yo necesito». La mente se toma como algo personal todo lo que tiene relación con el cuerpo porque intenta comprender «¿Qué soy yo?». Por eso resulta completamente normal que, en un momento determinado, la mente empiece a ganar control sobre el cuerpo. Y vives tu vida de esta manera hasta que sucede algo que te conmociona y te permite ver lo que no eres.
Sólo empiezas a cobrar conciencia cuando ves lo que no eres, cuando tu mente empieza a comprender que no es el cuerpo. Cuando se dice a sí misma: «Entonces, ¿qué soy yo? ¿Soy la mano? Si me corto la mano, todavía sigo siendo yo. Entonces, no soy la mano». Eliminas lo que no eres hasta que, al final, lo único que queda es lo que realmente eres. La mente atraviesa un largo proceso hasta descubrir su propia identidad. En ese proceso liberas tu historia personal, lo que te hace sentir seguro, hasta que finalmente comprendes lo que en verdad eres.
Descubres que no eres lo que crees que eres porque nunca escogiste tus creencias, que estaban ahí cuando naciste. Descubres que tampoco eres el cuerpo, porque empiezas a funcionar sin él. Empiezas a advertir que no eres el sueño, que no eres la mente. Y si profundizas más, te llegas a dar cuenta de que tampoco eres el alma. Entonces, lo que descubres resulta verdaderamente increíble. Descubres que lo que eres es una fuerza: una fuerza que le permite a tu cuerpo vivir, una fuerza que permite que tu mente sueñe.
Sin ti, sin esa fuerza, tu cuerpo se derrumbaría. Sin ti, todo tu sueño se disolvería hasta convertirse en nada. Lo que realmente eres es esa fuerza que es la Vida. Y si miras a los ojos de alguien que esté cerca de ti descubrirás esa conciencia propia, la manifestación de la Vida que brilla en ellos. La vida no es el cuerpo, no es la mente, no es el alma. Es una fuerza, y por medio de esta fuerza un recién nacido se convierte en un niño, en un adolescente, en un adulto; se reproduce y envejece. Cuando la Vida abandona el cuerpo, este se descompone y se convierte en polvo.
Eres Vida que atraviesa tu cuerpo, que atraviesa tu mente, que atraviesa tu alma. Y una vez que descubres esto, no con la lógica, no con el intelecto, sino porque la sientes, descubres que eres la fuerza que hace que se abran y se cierren las flores, que hace que el colibrí vuele de una flor a otra, que estás en cada árbol, en cada animal, en cada vegetal y en cada roca. Eres esa fuerza que mueve el viento y que respira a través de tu cuerpo. Todo el universo es un ser viviente movido por esa fuerza, y eso es lo que tú eres. Eres vida.

Read Full Post »

El mundo entero está intercambiando energía todo el tiempo.

Tu energía se proyecta hacia fuera, tocando todo lo demás. Todo y todos los demás te tocan. Y aquí
sucede algo muy interesante: en algún punto a mitad de camino entre tú y todo lo demás, esas energías
se encuentran.
Para darte una descripción más gráfica, imaginemos dos personas en una habitación. Están alejadas
una de la otra en extremos opuestos de la habitación. Las llamaremos Toño y María.
La energía personal de Toño está transmitiendo señales acerca de él en un círculo de 360 grados en el
universo. Parte de esa onda de energía alcanza a María.

Mientras tanto, María emite su propia energía, parte de la cual alcanza a Toño.
Sin embargo, esas energías se encuentran y convergen en una forma que no supondrías. Se encuentran
a mitad de camino entre Toño y María.
Aquí, las energías se unen (recuerda que estas energías son fenómenos físicos; se pueden medir,
sentir) y se combinan para formar una nueva unidad de energía a la que llamaremos “T-M”. Son la s
energías de Toño y María combinadas

Ellos podrían muy bien llamar a esta energía el Cuerpo Intermedio, ya que es justamente eso: un cuerpo
de energía al cual ambos están conectados, y que alimentan con las energías continuas que fluyen hacia
él, y a su vez envían energías de regreso a sus dos “patrocinadores” a lo largo del hilo, o cordón o
conducto que siempre existe dentro de la Matriz. (En efecto, este “conducto” es la Matriz.)
Esta experiencia T-M es la verdad de Toño y María. Es a esta Sagrada Comunión que ambos son
atraídos, ya que, a lo largo del conducto, los dos sienten el sublime júbilo del Cuerpo Intermedio, del Uno
Unido, de la Unión Bendecida.

Toño y María, desde una cierta distancia, pueden sentir – en una forma física – lo que está sucediendo en
la Matriz. Ambos son atraídos urgentemente hacia esta experiencia. ¡Quieren moverse el uno hacia el
otro! ¡De inmediato!
Ahora interviene el “entrenamiento”. El mundo los ha entrenado para que se moderen, para que
desconfíen del sentimiento, para que estén prevenidos ante la posibilidad de salir “heridos”, para que se
refrenen.

Sin embargo, el alma… quiere conocer a T-M, ¡ahora!
Si los dos tienen suerte, se sentirán con la suficiente libertad para hacer a un lado sus temores y confiar
en que el amor es todo lo que hay.
Ahora están irrevocablemente atraídos hacia el Cuerpo Intermedio. Ya están experimentando T-M
metafísicamente, y Toño y María querrán experimentarlo físicamente. Por lo tanto, se aproximan, no para
obtenerse mutuamente, eso es lo que parecería para el observador casual. Están tratando de alcanzar el
T-M, están tratando de llegar a ese lugar de la Unión Divina que ya existe entre ellos, el lugar donde ya
sabemos que son Uno – y que es como Ser Uno.

Por lo tanto, se aproximan hacia ese “sentimiento” que experimentan, y, a medida que cierran la brecha
entre ellos, a medida que acortan el hilo”, la energía que ambos envían a T-M viaja a una distancia más
corta y, por lo tanto es más intensa.

Se acercan más aún. Cuanto más corta es la distancia, tanto mayor es la intensidad. Se acercan más
todavía. La intensidad aumenta una vez más.
Ahora están separados por sólo un espacio muy reducido. El Cuerpo Intermedio está brillando
ardientemente. Vibran con una velocidad tremenda. La “conexión” con y desde T-M es más densa, más
considerable, brillante, candente con la transferencia de una energía increíble. Se dice que los dos están
“ardiendo en deseo”. ¡Lo están!

Se acercan aún más.
Ahora se tocan.
La sensación es casi insoportable, exquisita. En el punto de su contacto, perciben toda la energía de TM,
toda la sustancia compactada, intensamente unificada de su Ser Combinado.
Si te abres a esta grandiosa sensibilidad, cuando toques podrás sentir esta energía sutil y sublime como
un hormigueo; algunas veces el “hormigueo” recorrerá todo tu ser, o sentirás calor en el punto de
contacto, calor que es posible que invada súbitamente todo su cuerpo, pero concentrado profundamente
en tu chakra raíz o centro de energía.

Ahí “arderá” con especial intensidad, y entonces se podría decir que Toño y María ¡están excitados!
Enseguida, se abrazan, y cierran aún más la brecha; Toño, María y T-M casi cubren el mismo espacio.
Toño y María pueden sentir el T-M entre ellos, y desean acercarse aún más, fundirse literalmente con TM,
convertirse en T-M en forma física.

Creé los cuerpos masculino y femenino de una manera en que puedan hacerlo. En este momento, los
cuerpos de Toño y María están listos para consumarlo. El cuerpo de Toño está listo para penetrar
literalmente a María. El cuerpo de María está listo para recibir literalmente a Toño dentro de ella
El hormigueo, el ardor, ahora ha superado lo intenso. Es… indescriptible. Se unen los dos cuerpos
físicos. Toño, María y T-M se convierten en Uno. En la carne.

Las energías fluyen todavía entre ellos. Urgente, apasionadamente.
Jadean. Se mueven. No tienen bastante uno del otro, no pueden acercarse lo suficiente. Se esfuerzan
por aproximarse más. Cerca. MÁS CERCA.

Explotan, literalmente, y sus cuerpos físicos enteros se convulsionan. La vibración envía ondas hasta la
punta de sus dedos. En la explosión de su unidad han conocido el Dios y la Diosa, el Alfa y la Omega, el
Todo y la Nada, La esencia de la vida, la experiencia de Lo Que Es.
Así mismo, ocurren procesos físico – químicos. Los dos se han convertido en Uno, y, con frecuencia, a
partir de los dos, se crea una tercera entidad, en forma física.

Así, se crea una representación de T-M, carne de su carne, sangre de su sangre.
¡Literalmente han creado vida!

¿No he dicho que ustedes son Dioses?

Es la descripción más hermosa de la sexualidad humana que he escuchado en mi vida.

Ves belleza donde deseas verla. Ves fealdad donde tienes miedo de ver belleza. Te sorprendería saber
cuantas personas consideran feo lo que te acabo de describir.

( Parte del texto del libro: “Conversaciones Con Dios” II de Neale Donald Walsch )

Read Full Post »

Older Posts »