¿Sabías que tu armario es un reflejo de tu propio cuerpo y de tu situación emocional?



Estilismo emocional en el vestir

¿Sabías que tu armario es un reflejo de tu propio cuerpo y de tu situación emocional?
Seguro que tienes colores preferidos y colores que no te gustan, colores que “nunca elegirías o prefieres que no te regalen. Colores con los que “no te ves bien” o “no te encuentras”.
Y algo parecido te sucederá con los pantalones, las faldas, los vestidos, las camisetas, los zapatos de tacón…
Y esta frase de “es que me resulta cómodo” y “estoy acostumbrada/o a…”, es habitual en ti para justificar que vistes siempre de una determinada manera o que introduces pocos cambios en tu imagen.
¡Ojo! Estas frases son igualmente válidas para las mujeres como para los hombres. Suelen ir unidas a “no tengo tiempo para eso” y también a veces a un pensamiento más o menos explícito de “eso de la imagen es una cosa superficial, a mí me interesan temas más profundos”.
Lo que seguro no has pensado nunca es que el rechazo o la preferencia por colores determinados podía ir unido a temas emocionales que no tienes aún resueltos y por lo tanto no están totalmente integrados en tu estructura corporal y en tu mente. Cuando rechazas mucho un color o no te interesa en absoluto, es porque el tema emocional al que va asociado es para ti un conflicto totalmente inconsciente, mientras que si te gusta mucho, el conflicto existe pero en el plano consciente, así que resulta más fácil abordarlo.
El Estilismo Emocional que desarrolla el Método TRCD es una nueva y original herramienta de trabajo emocional que te ayuda cada día a crecer tanto internamente como hacia el exterior.
Internamente, porque los colores y las formas de la ropa con la que vistes a tu cuerpo, activan los circuitos energéticos de color que son la base de la estructura energética de nuestro cuerpo físico.
Y hacia el exterior, porque esos colores con diferentes frecuencias de vibración, refuerzan los campos magnéticos del cuerpo activando su capacidad de magnetismo e imantación.
Nuestro cuerpo es en realidad un gran arco iris de color. Esos colores lucen en todo su esplendor cuando nos relacionamos con la vida con la plenitud de nuestra capacidad corporal, emocional, mental y energética. De la misma manera, activando nuestros colores corporales, hacemos surgir del interior recursos desconocidos. Y una forma sencilla de activar esos recursos es a través del vestir.
¿Cómo activa cada color nuestra capacidad para la vida?
En el esquema corporal que adjunto puedes ver cual es la vibración de color de cada una de las zonas corporales que construyen nuestro cuerpo.
El azul es un color de expansión y nos ayuda a fluir en la expresión. Es el color dominante en el mar, nos remite al agua y a su capacidad de regeneración. Por eso es el color de la zona comunicativa (garganta y clavículas), porque a través de nuestras palabras podemos limpiar y regenerar los conflictos emocionales. Si quieres hablar de forma armónica, equilibrada y fluida, para no generar conflictos en tus interrelaciones, te recomiendo que vistas de azul; puede ser un jersey de cuello alto, un foulard o pañuelo que cubra la garganta, y también llevar un collar de bisutería de ese color.
El rojo es el color de la zona plexórica y nos da impulso para afrontar la vida diariamente ayudándonos a establecer relaciones con el grupo (pareja, familia, sociedad). Es el color vinculado con el fuego y por lo tanto con el calor. Es también el color de la alegría. Si estás en un momento de apatía, de falta de vitalidad, que “nada parece que te interese”, pon el rojo en tu imagen; notarás que poco a poco te irás abriendo a experimentar lo nuevo que la vida pone delante de ti todos los días.
El color marrón forma un anillo alrededor del ombligo y conforma junto al color amarillo y al color lila, la estructura energética de la zona creativa (vientre). Es un color de tierra y nos remite al enraizamiento, al aplomo, al asentamiento en nuestro propio cuerpo y en nuestra realidad. Es el color vinculado al relax, a la tranquilidad y a la realización de nuestros proyectos ya que los primeros impulsos creativos se localizan en el vientre alrededor del ombligo, pero es una realización hecha desde el sosiego que nos da el contacto con la tierra.
Así mismo, toda la espalda vibra en color marrón, porque en ella se sitúa la columna vertebral, eje y base emocional de nuestro cuerpo. Si eres una persona de naturaleza “nerviosa”, a la que faltó en su infancia el apoyo necesario para crecer de forma relajada y sintiéndose protegida, te recomiendo que introduzcas en tu armario los tonos marrones, beis y ocres. Te ayudarán a a conseguir tus logros con calma y tranquilidad.
El amarillo es el color de la intuición, de lo sutil, es el color de la luz, del sol, de la vitalidad. Es el color que nos remite a nuestra parte interna más sabia. Nos va a ayudar en los momentos de crisis, de paralización por no saber qué camino tomar. Nos ayuda a decidir sobre la base de lo que intuimos, no sobre lo que pensamos racionalizando. El color amarillo organiza una parte de nuestra zona creativa, la que pertenece a la energía femenina (un segundo anillo alrededor del ombligo). Cuando el vientre se abulta y expande hacia los lados como si no tuviera límites, te está hablando de que necesitas reencontrarte con tu parte más interna y reconocer tus deseos profundos. Quizás tendrás que decir un NO rotundo a algo o a alguien, y un BASTA YA, para que la energía de luz de tu vientre vuelva a su eje y puedas reconocerte a ti misma/o.
El color amarillo va vinculado también al padre y al hombre.
Me llama la atención que es este color uno de los que demasiado frecuentemente no aparecen en los armarios de mis clientes y alumna/os. Os animo a introducirlo poco a poco, como cualquier otro color con el que tengáis dificultad. Notareis de forma sutil primero, y más consistente después, que desaparecen vuestros prejuicios a vestir de una u otra forma, y que os abrís a todas las formas posibles de vestir y adornar vuestro cuerpo, enriqueciendo así vuestra imagen.
El color lila (morado, violeta) es el color del cambio, de la transmutación y nos ayuda a salir de la rutina. Es también el color de la sexualidad y de la creatividad. Es el color de la energía expansiva del cuerpo. Conforma el tercer anillo energético alrededor del ombligo y pasa por las crestas ilíacas y por encima del hueso púbico. Da fuerza a las caderas y desde ellas su energía baja por las piernas impulsando el movimiento hacia los cambios y la creación de nuevas metas.
Si estás aburrido, y sientes que nada de lo que antes te estimulaba y entusiasmaba te gusta ahora, si sientes que necesitas un cambio y nuevas ideas para tu vida, vístete con la gama de los morados, púrpuras, lilas…Estimulan la generación de nuevas ideas y te ayudan a salir de la rutina. Es el color que aparecerá también en tu vida en los momentos de transmutación y cambio profundos.
El color verde es el color del movimiento, de la acción, de la seguridad. Es el color en el que vibran los brazos y las piernas y necesitarás vestirlo para estimular tu capacidad de actuar y concretar tus metas y objetivos. Es el color del trabajo y del estudio, por lo tanto, es bueno usar este color también en tus útiles de trabajo o estudio (rotuladores, bolígrafos, folios…)
Si te sientes paralizado, que tienes ideas pero no eres capaz de llevarlas a la práctica, necesitas activar este color en tu cuerpo. Es el otro color, que junto con el marrón, te vincula a la tierra, pero en este caso porque te pone en marcha, te saca de la postergación en la que piensas y piensas pero no actúas.
El color rosa está en la mente. Es el color que nos da equilibrio y armonía. El equilibrio es primero de nuestra mente, y desde ella, podemos luego dar equilibrio y eje a nuestro cuerpo. Es también el color de la energía DINERO, por lo tanto, es conveniente que este color forme parte de nuestro vestuario si queremos estar magnéticos al mismo.
Tenemos que completar nuestro vestuario con los colores blanco y negro.
El color negro es conveniente usarlo cuando necesitamos protegernos de la densidad emocional que se produce en las interrelaciones emocionales, y también cuando vamos a determinados espacios que están muy densos o “cargados”. Esa carga o densidad ha sido producida por los pensamientos negativos o los conflictos emocionales que se han producido en ese lugar. En ese momento el color negro no sólo sirve de barrera de protección, sino que nos ancla en nuestra propia Emoción para así no dejarnos arrastrar por lo que sucede a nuestro alrededor.
Por supuesto no debes abusar del negro si no eres capaz de vestirte todavía con todos los colores del arco iris que son los colores de la vida, porque entonces empezarás a aislarte y a cerrarte a la misma. Si acostumbras a vestir siempre con gamas de colores oscuros, pardos y apagados, ten cuidado, estás llevando a tu cuerpo a la monotonía, al estancamiento, y no podrás ver todas las oportunidades que la vida pone delante de tus ojos cada día. Nuestros ojos necesitan ver imágenes diferentes para mandar a la mente informaciones nuevas que a su vez generarán nuevas ideas.
El color blanco es el color de la energía, de la fuerza y de la luz. Es el color del Sentimiento, es decir, el color que nos remite a todo lo positivo que hemos vivido y por lo tanto integrado en nuestro cuerpo. Es importante que uses el blanco cuando te falte fuerza para afrontar las situaciones difíciles de la vida, o cuando necesites coger toda lo positivo de tu entorno para no dejarte arrastrar por la negatividad que te rodea. Es el color que te coloca en el SI A LA VIDA. Va vinculado también a la madre y a la mujer.
Conjuntos de ropa que te ayudarán a conseguir tus metas
Estos son los colores básicos de nuestro cuerpo. Con estos datos tan sencillos podemos montar conjuntos de vestir muy eficaces para lograr una imagen atrayente.
Si quieres atraer trabajo, ponte un pantalón de gamas marrones y un jersey o camisa de color verde. También puedes ponerte una camiseta roja y completar el conjunto con una chaqueta de gama verde. O puedes ponerte unos pantalones verdes y una chaqueta beis, manteniendo la camisa o camiseta roja. Puedes completar tu conjunto para imantar que el trabajo llegue a tu vida, pintando de color marrón las uñas de los pies, que son imanes de anclaje a la tierra y te ayudarán desde el relax a realizar tus objetivos. Como la uñas de las manos son radares de atracción, píntalas en color verde para atraer el trabajo que deseas.
Por supuesto estos colores en diferentes combinaciones te interesa vestirlos al menos 30 días seguidos, alternando conjuntos en los que aparezca el amarillo para potenciar tu intuición y fuerza interior y el azul para ir a las entrevistas de trabajo y fluir en la expresión.
Cuando te vistas puedes acompañar la programación que estás haciendo a través de tu vestir, con una frase como:” Yo atraigo un trabajo….a mi vida ya”. Los puntos suspensivos los rellenas con lo que tu desees, eso sí, con contenidos conectados con tu realidad del momento, no con tu fantasía.
Como el dinero está presente en la búsqueda de trabajo, podrías cambiar el color de las uñas de las manos cada semana y pintarlas en color rosa alternando con la semana de verde. Las uñas de los pies las pintarás de blanco para anclarte en la fuerza de tu propia energía.
Para atraer una pareja a tu vida.
El rojo tiene que ser el color dominante en tu vestuario si quieres atraer pareja. Pero es importante que lo matices con el rosa por su armonía y el lila porque es el color vinculado a la sexualidad.
Si la timidez es el conflicto que te impide relacionarte y tener seguridad para atraer pareja, introduce el azul combinado con el rojo.
Las uñas de las manos píntalas de rojo y las de los pies en blanco si eres mujer y de amarillo si eres hombre. Es una forma de anclaros en la identidad de vuestro cuerpo.
Y si eres mujer, maquilla tus ojos con rimel negro y sombra lila y tu boca con perfilador marrón y brillo de labios.
Cuando te vistas y maquilles puedes decir: “Yo atraigo una pareja…”, concretando lo más posible el tipo de persona que quieres que llegue a tu vida.
Estos programas de vestir ponen al cuerpo activo, vibrante y luminoso. Con cada conjunto, el cuerpo irradia y expande las vibraciones de onda capaces de conectar en el exterior con el tema que interesa. De esa manera se va formando un campo de vibración alrededor del cuerpo que propicia la imantación de lo que deseas abriendo el camino a la prosperidad.
Vestir con conciencia es brillar, irradiar, magnetizar.
No lo dudes y practica. Con los datos que te he dado, puedes montar tus propios conjuntos de forma creativa. Sólo tienes que dejarte llevar por la intuición y ser espontánea/o, en la elección de la ropa cada día cuando abras tu armario.
¡No te olvides de completarlo con los colores que te faltan!
Rosa Briones.
Asesora en Estilismo Emocional e Imagen.
Asesora en Gestión Emocional-Método TRCD.
Directora de las Formaciones y del Centro del Método TRCD.

Publicado por

senderosalalma

psicologa con orientacion transpersonal, Formadora y facilitadora de Nuevas Constelaciones, Terapeuta Energética

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s