Visiones Mensuales de Octubre 2011: Deja de Esperar y Empieza a Liderar por Dana Mrkich 5 de Octubre de 2011

Genial informe de Dana

Traducción: Margarita López
Edición: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Hay un constante estado incrementado de alerta que se está sintiendo en estos días, como si algo muy grande estuviera por suceder. Los foros están bullendo con diversos ángulos de lo que podría ser ese algo. Imagínense su mejor imitación del tipo de ¿Quién Quiere Ser Millonario?, la pregunta del millón de dólares es que este algo será: a) Un terremoto masivo que literalmente hará bambolear al mundo entero b) La divulgación oficial de los gobiernos, confirmando que han estado en contacto con seres de otros planetas desde hace mucho tiempo c) La culminación del Calendario Maya el 28 de octubre activándolo todo, desde el Punto Cero, hasta un Desplazamiento Polar y tres días de oscuridad, o d) Un estallido de luz que pondrá a todos en un instantáneo estado despierto e iluminado.

Se siente como que se gasta mucha energía preguntándonos qué va a pasar, ¡que parece que estamos pasando por alto el hecho de que ‘algo’ está sucediendo ahora mismo! Tantos de nosotros estamos esperando ‘el gran acontecimiento’, poniendo en suspenso nuestras vidas hasta que recibamos el programa oficial sobre qué va a pasar a continuación, mientras tanto un show tras otro se están representando en el Teatro de la Tierra, dándonos avances y montones de películas nuevas que podemos elegir en este momento.

¿Han estado sintiendo este estado intensificado? ¿Sienten un sentido de expectativa más grande que cualquier cosa que hayan sentido en los últimos 5/10/20 años de su despertar? ¿Están sintiendo la adrenalina, o incluso lo que se podría describir como electricidad corriendo por su cuerpo? ¿Se sienten un poco nerviosos o emocionados o un poco de ambos, como si estuvieran a punto de entrar en algo completamente nuevo y desconocido? Nuestro estado intensificado es el resultado directo del influjo, ahora diario, de la luz de alta frecuencia que está bañando toda la Tierra, que está elevando nuestras vibraciones personales y colectivas a un nuevo nivel. Esta luz a la vez está despojándonos de nuestros viejos velos e ilusiones, y abriendo nuestros ojos y corazones a la realidad tal como realmente es. Nuestros corazones laten más rápido, no porque algo esté ‘viniendo’. Nuestros corazones laten más rápido porque ese ‘algo’ está aquí ahora, y en nuestro nivel más profundo y elevado de ser, todos lo sabemos.

El tiempo que estamos viviendo en estos momentos es nuestro tiempo. Conforme más luz baña el planeta, y éste pasa a una frecuencia vibratoria más elevada, por fin estamos empezando a sentir como si un manto grande y pesado hubiera sido retirado de nosotros. Estamos adentrándonos en nuestro poder individual y colectivo después de una vida (de hecho, vidas) de sentirnos como los diferentes. Puede que se sienta muy extraño, porque se están sintiendo más libres y felices la mayor parte del tiempo, mientras que a su alrededor, quienes han pasado toda una vida apegados a la ilusión están profundamente sumidos en sus procesos de colapso social y personal. Muchos de nosotros hemos comenzado a sentirnos llamados a un nuevo trabajo, o a trabajar en una forma nueva, porque ahora estamos terminando nuestros viejos contratos. Es más que probable que les resulte difícil identificar cuál es específicamente su nuevo trabajo, y eso se debe a que nuestros roles y vidas serán más fluidos ahora. En la vieja realidad, lo que hacíamos nos daba el sentido de quiénes éramos. En la nueva realidad, nuestro sentido provendrá de saber quiénes somos, y este conocimiento nos conducirá a nuestros quehaceres diarios. Lo que hacemos se transformará y cambiará en función de lo que más nos sintamos llamados a hacer. Esto no quiere decir que vayamos a estar caminando sin rumbo. Por el contrario, vivir conscientemente significa vivir con propósito y plenamente. La vieja costumbre de nuestra sociedad de apegarse a rutinas fijas y trabajos como si estuviéramos en piloto automático, con la mayoría de las personas sin ninguna conciencia de su participación en lo que en realidad era una sociedad prisión… ahora, ¡eso es caminar sin rumbo! Así que no se estresen demasiado por tratar de averiguar cuál será su nuevo trabajo. Enfóquense en saber quiénes son, y ser quienes son, y eso los conducirá el mejor trabajo/vida para ustedes. Las pistas se presentarán en forma de momentos de iluminación, destellos de inspiración, puertas inesperadas que se abren, o permitiéndose seguir su intuición de ir a algún lugar o hacer algo. La acción tendrá menos que ver con el pensamiento lógico, y más con ser intuitivamente guiados y divinamente inspirados.

Para algunos el trabajo no será ‘trabajo’, simplemente será crear un hogar o comunidad auto-sostenible, feliz y armoniosa, y hacer nuestras propias contribuciones únicas día a día. Para otros, donde el enfoque principal de nuestro trabajo era ayudar a la gente a despertar, nuestro nuevo trabajo girará en torno a apoyar a la gente que recién ha despertado, ayudándoles a encontrar su camino en un nuevo mundo donde ahora es otra historia. Para muchos que recién han despertado, será como salir de un coma, como ver el sol propiamente por primera vez en muchos años. Así como los prisioneros necesitan un tiempo para ajustarse a la libertad y la vida afuera, también la gente necesita tiempo para adaptarse a una realidad donde la libertad y el poder personal son sus nuevos cuerpos gobernantes.

A nivel mental hemos esperado algo grande que anuncie oficialmente el final del fin y el comienzo del principio. Una enorme nave nodriza en el jardín de la Casa Blanca, quizás. La llegada del Planeta X/Nibiru/Cometa Elenin. Un enorme tsunami mundial que realmente capte la atención de la gente. Sin embargo, la realidad es que el final del fin y el comienzo del principio, no se está marcando con uno o dos eventos que hagan detener el mundo. No vamos a tener la devastación mundial y la destrucción que la gente teme (y que algunas personas anhelan en secreto, ¡aunque sólo sea para demostrar a los escépticos que ‘algo’ en verdad está sucediendo!). Al contrario, estamos presenciando y viviendo a través de una multitud de eventos en estos momentos, todos los cuales nos están dando la oportunidad de despertar, o son un resultado hermoso y directo de que por fin hayamos despertado.

Esto no es motivo para un decepcionante momento de gran desilusión. ¿Quieres decir que esto es todo lo que hay? ¿Éste es el cambio que estábamos esperando? No, esto no es todo lo que hay y tenemos muchos cambios importantes todavía por delante de nosotros. Sin embargo, esperar que algo ‘grande’ ocurra, mientras que muchas cosas grandes están sucediendo en realidad todos los días, es un desperdicio potencial de una oportunidad única en la vida de participar conscientemente en la creación de una nueva realidad en su etapa de anteproyecto. Los manifestantes en Occupy Wall Street, Occupy Chicago y Occupy LA no están esperando. Los ciudadanos de Egipto no están esperando. Las personas que ya están involucradas en las viviendas auto-sostenibles y agricultura ecológica no están esperando. Todos estos miembros de la humanidad tienen una cosa en común. Ellos están reivindicando su poder. Están haciendo valer sus derechos a una vida en la que puedan tener libertad financiera, un trabajo que disfruten, un hogar seguro y paz. Mientras que algunas personas están esperando que caiga ‘el grande’, o se dirigen a las montañas antes de que el océano les caiga encima, las familias en Pakistán, Japón y Nueva Zelanda que han perdido sus hogares debido a verdaderas inundaciones y terremotos (en lugar de inundaciones y terremotos temidos pero aún por suceder/que podrían no suceder nunca) no están esperando. Ellos se están arremangando las camisas y siguiendo adelante con el asunto de comenzar de nuevo.

Estos tiempos tienen que ver con asumir nuestro propio poder y autoridad, y soltar nuestra necesidad de validación de fuentes externas. Estos tiempos tienen que ver con soltar el asidero que las ‘autoridades’ externas han tenido a la hora de determinar oficialmente lo que es real, lo que está permitido, lo que es posible y lo que no lo es. ¿Por qué todo el mundo está esperando la ‘divulgación oficial’ de las mismas personas que personifican la vieja realidad desempoderante? ¿No fue una de sus mayores transformaciones cuando dejaron atrás la necesidad de que su padre/madre por fin los acepte, y USTEDES se aceptaron a USTEDES? ¿No fue ahí que la vida cambió? Nuestra familia estelar no está esperando la divulgación oficial antes de poder mostrarse con más claridad, ellos están esperando que nosotros estemos más empoderados, y mientras estemos esperando validación externa no lo estamos.

Estos tiempos tienen que ver con soltar nuestros miedos, incluyendo el miedo que hemos mantenido de que los llamados ‘poderes fácticos’ vayan a ‘ganar’ y que no hagamos este cambio colectivo hacia nuestra nueva realidad después de todo. Este miedo proviene de una falta de entendimiento en torno a lo que es realmente nuestra luz, el poder que contiene, y el proceso imparable que está ocurriendo ahora conforme más de nuestra luz y poder se revela y está a nuestra disposición. Siempre que alguna persona ‘tiene poder’ sobre nosotros, no se trata tanto de la cantidad de poder que ellos tengan, sino de nuestra desconexión con nuestro propio poder, ya sea como individuos o como una comunidad social unida. Gandhi dijo una vez: “Ellos no nos arrebataron India. Nosotros se las dimos”. Mientras tengamos miedo de que nos sea arrebatado algo que legítimamente nos pertenece, ya sea un trabajo, un país o una nueva realidad, estamos siendo rehenes de ese miedo y estamos bloqueando nuestro propio camino hacia recibir con facilidad y crear lo que es legítimamente nuestro.

Mientras sigamos aferrándonos a una expectativa en torno al Cambio, sin creer del todo en él a menos que algo ‘grande’ suceda, podríamos encontrarnos en un realidad de ‘los árboles no me dejan ver el bosque’ – rodeados de señales del despertar del poder, la verdad y la libertad, y sin embargo a la espera de algún evento externo o que alguna autoridad diga algo o haga algo para que sea oficial. Esto plantea la pregunta, ¿proviene esto de los viejos patrones que es mejor dejar en la vieja realidad, donde las cosas tenían que ponerse muy mal antes de que pudieran mejorar? ¿Proviene de viejas adicciones al drama? ¿Proviene de una necesidad de que todo el mundo ‘lo capte’ antes de permitirnos asumirlo y vivirlo? ¿Tenemos que esperar a que toda la humanidad haga el cambio antes de permitirnos elegirlo activamente? Es como el paso de la televisión analógica a la digital – ¿esperaron a que todos sus vecinos consiguieran su televisor digital antes de permitirse encender el suyo? ¿Esperaron a que todo el mundo obtuviera su televisor digital antes de que pudieran permitirse creer que sí, el cambio en verdad está sucediendo? Si algunos vecinos se quedaron rezagados, todavía apegados a su viejo equipo analógico, ¿se sentaron allí con la cabeza en las manos gritando: “Nunca lo lograremos. Hay demasiadas personas que no han cambiado todavía. La frecuencia analógica va a ganar, después de todo”? No, no lo hicieron, porque sabían que ya era un hecho. La digital iba a venir, así que fueron a actualizar su sistema. Sí, algunas personas fueron a regañadientes, pateando y gritando por el gasto extra, pero mírenlos ahora, absolutamente encantados con los canales adicionales y una visión más nítida.

Estas personas están en el extremo opuesto del espectro de aquellos que están esperando que algo grande suceda. Ellos no quieren que pase nada. Ellos estaban bien con la realidad tal como era, muchas gracias. Ellos ven el colapso de la economía, las pérdidas de trabajos y cambios en la tierra como una señal de que el fin está cerca y el mundo se ha ido a la m*#@. Rezan para que todo se calme pronto, y podamos seguir como siempre. Bueno, eso simplemente no va a suceder, porque lo de siempre estaba basado en un cimiento poco ético y falso diseñado para servir a unos pocos a expensas de la mayoría. La mayoría de la gente corriente todavía no sabe eso, aunque están despertando a este hecho rápidamente, y ésa es la única razón por la que todavía se están aferrando a lo viejo. ¿Por qué escapar de una prisión, cuando ni siquiera saben que están en una?

Algo que vamos a empezar a ver más es la revelación de mucho del engaño que se ha mantenido oculto bajo la alfombra política y corporativa. A medida que más de la humanidad se da cuenta de lo mucho que les han mentido veremos más disturbios y protestas. Veremos a la gente en completo shock al descubrir que sus propios gobiernos han tenido acceso a la energía libre por décadas, y que las leyes universales como la Ley de Atracción, tan ridiculizadas o ignoradas por los medios convencionales, son de conocimiento común entre la élite. Nuestro trabajo en este momento no es esperar la divulgación oficial ni revelaciones oficiales, ni nada oficial.

Los eventos sucederán como tengan que suceder, pero esperarlos antes de empezar a permitirnos sumergirnos por completo en la nueva realidad es como inhalar profundamente y no permitirnos exhalar. Nuestra energía se estanca, empezamos a sentirnos desilusionados y desempoderados, creyéndonos así nuestros propios miedos de que nada está cambiando. No hay nada que temer. La Tierra sabe lo que está haciendo. Todas las pequeñas almas altamente evolucionadas que están viniendo ahora no vienen sólo para que toda la humanidad sea borrada de la faz de la Tierra ni para seguir sustentando a una vieja realidad. Ellos están aquí para mostrarnos una nueva forma de vivir y de ser. Nuestro trabajo también es mostrar a otros una nueva forma de vivir y de ser, liderando el camino hacia una nueva realidad creada conscientemente, liderando con el ejemplo. Liderar viviéndolo. Liderar siéndolo. Ahora.

© Dana Mrkich 2011. Se concede permiso para compartir libremente este artículo con la condición de que se dé crédito al autor, y se incluya la dirección http://www.danamrkich.com.

Con la debida autorización de Dana Mrkich, su material traducido al español se puede descargar en archivo Word desde el sitio creado en http://www.manantialcaduceo.com.ar/dana_mrkich/visiones.htm

El Manantial del Caduceo agradece a las personas que comparten y distribuyen estos mensajes tal cual se publican, con todos los créditos correspondientes, pues así reflejan su propia transparencia al difundir la luz. Lamentablemente, otras personas no actúan de esa manera y modifican o eliminan los créditos, impidiendo así que sus propios lectores tengan acceso a los sitios donde podrían encontrar mayor información. Vale la pena recordar que todos los sitios individuales que hospeda El Manantial del Caduceo han sido autorizados por los respectivos canalizadores/autores y contienen todo el material con sus traducciones autorizadas.
Estamos en una nueva energía, creando un mundo nuevo. Seamos conscientes de nuestras elecciones. ¿Queremos seguir creando competencias y desazón? ¿O preferimos la colaboración e integridad? Por favor, honremos la labor de cada persona que hace su parte para que nos lleguen estos mensajes, respetando la totalidad de los créditos. Gracias.

Si estoy convencido de que yo creo mi realidad, por que las cosas no cambian?

Excelente extracto de En busca de la luz Interior De James Redfield y Caroll Adrienne

Como puedo analizar las coincidencias para tener mas informacion?
Cuando el hecho esta ocurriendo, trate de acordarse de dar energia a la persona o las personas involucradas para ayudarlas a que te transmitan mensajes. Puede incluso adoptar el enfoque directo y, cuando sea apropiado, decir: De veras me interesa saber por que nos conocimos justamente ahora. Tal vez tengas algun mensaje para mi. Puede decirlo con humor y permitir que la persona vea que usted tiene una sincera intencion de conectarse con ella.

Los chinos no se preguntan que fue lo que hizo que algo ocurriera… no tienen una idea lineal del tiempo… [Se] preguntan: a que cosas les gusta ocurrir juntas?… luego analizan esos grupos de hechos internos y externos… hay una tendencia a que ciertos hechos se apinien… Los occidentales lentamente van dándose cuenta de que en verdad hay una tendencia a que las cosas ocurran juntas, no es una fantasia, existe una tendencia notable a que los hechos se agrupen. Hasta donde podemos ver, esto tiene que ver con los arquetipos; es decir, si cierto arquetipo esta constelado en el inconsciente colectivo, ciertos hechos tienden a producirse juntos:
Marie-Louise von Franz, On Divination and Synchronicity

Luego de su coincidencia, tomese unos minutos para observar los elementos mas salientes del hecho. Hagase preguntas como: Que he querido saber ultimamente?, Que ha estado preocupando a mi mente en estos ultimos tiempos?, Por que conoci a esta persona justo ahora en relacion con esa cuestion?. Escriba el hecho y cualquier significado que usted le atribuya (aunque parezca bastante fantasioso) en su diario y anote la fecha. Abrase a los mensajes intuitivos dejando que aparezcan pensamientos al azar en una escritura de libre asociacion, mientras la energia del hecho sea todavia intensa. La informacion puede resultarle mas significativa en unos dias o meses.
Otra forma de sondear una coincidencia consiste en simular que fue un suenio. Que significado le daria si fuera un suenio?

Como puedo usar mi nueva conciencia de las Revelaciones en mi trabajo? En mi familia?
Obviamente, no existe una receta para usar las Revelaciones que se adapte a todos en todas las situaciones.

No obstante, puede empezar a buscar un proposito mas profundo en sus relaciones con sus companieros de trabajo y su familia. Muchas personas han notado que el solo hecho de tomar conciencia de los dramas de control los hizo pasar de una reaccion inconsciente a una libertad consciente en el momento de tomar decisiones.

Como es posible que mi mujer/marido no se entusiasme con estas ideas? Debo tratar de
explicarselas, o es que la relacion me quedo chica?
Cuantas veces nos sentimos frustrados porque alguien a quien queremos no comparte nuestros nuevos intereses? Lo que en general pasa es que los cambios en la conciencia inevitablemente generan cambios en las relaciones que se basaban en supuestos anteriores. Por ejemplo, si su conyuge se da cuenta de que usted avanza en direcciones nuevas, es posible que tenga varias reacciones. Tal vez no le importe, tal vez se interese o tal vez sienta la amenaza de que usted no lo/la amara mas si no acepta las ideas nuevas. Cualquiera de estas reacciones puede activar una necesidad de atraer la atencion o de controlar sus acciones por miedo.

Aunque no tenga una pareja, los nuevos niveles de conciencia a menudo plantean una prueba inmediata. Por ejemplo, alguien cercano a nosotros expresara en forma verbal o no nuestras propias dudas internas respecto de nuestro nuevo paso o nuestra nueva percepcion. De modo que observe si un amigo, un familiar o una pareja plantea una critica sobre su nueva decision o idea. Sus palabras reflejan algunas semillas de duda que usted todavia no resolvio dentro de su propio entendimiento? Observe si ha estado excepcionalmente replegado sobre si mismo o distante, suponiendo que a su pareja no le interese lo que usted busca. Dispongase a decir con franqueza lo importantes que son para usted su trabajo espiritual, sus lecturas, su escritura o sus actividades. Comprometase con su camino y deje que sus actos, su mayor compasion y energia afectiva sean un modelo para los demas, sin tratar de convencerlos de que sigan su camino. Cada persona tiene su tiempo para el desarrollo y por mas que usted quiera que lo/la acompanien, cada uno debe hacerlo siguiendo su propio ritmo e inclinacion. No se apresure a hacer juicios respecto del destino de su relacion hasta no haber analizado sus sentimientos con un mentor de confianza o un psicologo profesional. En su carrera hacia la iluminacion, no olvide su sentido del humor!

Plantamos una semilla en las personas y esta se instala en algun sustrato profundo de la mente. Con el tiempo, empieza a crecer y de pronto se vuelve consciente, y esas personas se interesan en estas cosas muchos anios mas tarde, cuando ellas mismas cambiaron en respuesta a estas nuevas ideas.

… Lo que tiene el cambio de paradigma –y Thomas Kuhn hablo mucho al respecto- es que no constituye simplemente un cambio de opinion intelectual. Es una profunda experiencia de conversion… De modo que este trabajo de mediar entre paradigmas, llamar la atencion de los otros sobre ciertos datos y esperar a que cambien de opinion es muy lento. No ocurre de la noche a la maniana. Doctora Beverly Rubik en Towards a New World Vision, de Russell E. Di Carlo

Mi jefe es un intimidador. Como puedo manejarlo sin perder mi trabajo?
Todos, en uno u otro momento, encontramos personas dificiles con personalidades iracundas o
amenazadoras. Una mujer, Frances, trabajaba con un tipo de jefe erratico y dominante que esperaba que ella saltara cada vez que el gritaba. Si bien habia cosas de su trabajo que le gustaban, se sentia siempre al borde del caos porque rara vez podia terminar una tarea sin que el le pidiera que hiciera otra. Cuando Frances hizo una revision de sus influencias paternas, establecio la conexion con el hecho de haber tenido un padre muy parecido a su jefe actual. Siempre habia sentido un temor reverencial por su padre y se habia rebajado ante sus gritos y exigencias. Empezo a ver que habia recreado una atmosfera similar en la eleccion de su trabajo.

Supongo que me parecia normal ser dominada y maltratada verbalmente -dijo-, porque era igual a lo que conocia. Frances se pregunto: Por que tengo esta situacion en este momento de mi vida?. Si bien alcanzo la plena conciencia un poco mas tarde, empezo a considerar que tal vez el proposito de tener un jefe dominante era mostrarle donde debia producirse su crecimiento interior. Para poder iniciar un trabajo mas creativo, debia aprender a ser un poco mas decidida y confiada. Pero primero tuvo que tomar algunas medidas.

Aunque su escalafon en la oficina la ubicaba en un nivel inferior de la administracion, empezo a poner algunos limites a lo que aceptaba de su jefe. Una tarde, cuando la oficina estaba menos activa que de costumbre, le pregunto si podia hablar con el unos minutos. Con el corazon en la garganta, le comunico su sensacion de que no rendia al maximo. El le pregunto que la hacia pensar eso, y ella le contesto: Usted me da miedo. Frances comento que el se quedo callado un minuto, observandola, y ella entonces continuo: No puedo rendir al maximo cuando me gritan. Me gusta trabajar aqui, y quiero ser lo bastante flexible como para ayudarlo de la mejor manera posible. pero… por ejemplo, necesito que me de algun tiempo de ventaja para cambiar de tareas. Me gustaria trabajar aca y no vivir temiendo que me grite cada vez que me doy vuelta. Su sinceridad dio lugar a una conversacion breve pero afable entre los dos. Frances comento que ese dia salio de la oficina con una enorme carga de energia por haber hablado de una manera tranquila, aunque resuelta.

Trabajo alli unos meses mas y luego, sin esfuerzos, se le presento un trabajo nuevo que era mas de su agrado, con un jefe muy llevadero. Frances aprendio que no tenia por que aceptar una situacion dolorosa simplemente porque le resultara conocida. Se dio cuenta de que el incidente le habia dado la oportunidad perfecta de enfrentar este tema no resuelto con su padre. Al poco tiempo, tambien se dio cuenta de que el incidente con su jefe subrayaba una tendencia a centrarse en las necesidades de los otros como mas importantes que las de ella. El solo notar esta tendencia -la de tratar de complacer a los demas porque temia su desaprobacion- me ha cambiado la vida. Ahora me siento mucho mas liviana, comento Frances. Mas tarde, con ayuda de un terapeuta, pudo reconocer que habia proyectado en su jefe su propia necesidad de atencion.

En general, una situacion dificil nos da la oportunidad de ver donde estamos atascados o que tememos, para que podamos tomar las medidas correspondientes. Podria ser una oportunidad para sanar una vieja herida, modificar un esquema inconsciente de comportamiento, defendernos a nosotros mismos, cumplir un suenio o descubrir una informacion crucial que necesitamos para nuestro recorrido evolutivo. Una vez realizado nuestro aprendizaje, la vida se asegura de que avancemos.

Si estoy convencido de que yo creo mi realidad, por que las cosas no cambian?
La energia sigue al pensamiento. Si usted no esta alcanzando la meta que quiere, le conviene hacerse cuatro preguntas para llegar a la raiz de su estancamiento.

Primero, en realidad cree que puede alcanzar, o que merece alcanzar, el nuevo objetivo? Tiene una creencia no analizada de que, mas alla de lo que usted haga, nunca obtendra lo que quiere?

Preguntese: De que manera me digo interiormente que no merezco mi meta? Por ejemplo, si quiere algo que cuesta mucho dinero, va por ahi diciendo que no puede pagar esto o aquello? Habla todo el tiempo de la cantidad de deudas que ya tiene? Su descreimiento podria neutralizar su intencion de lograr el nuevo objetivo.

Segundo, presta atencion y hace caso a los mensajes intuitivos que le sugieren nuevos pasos o riesgos que podrian encaminarlo hacia su meta?

Tercero, es oportuno el momento para que este objetivo se realice? Se muestra impaciente respecto de los resultados, no esta dispuesto a esperar o recorrer todos los pasos necesarios para manifestar el objetivo?

Por ultimo, intuitivamente, considera que este objetivo deseado le conviene? Si el resultado que quiere no se produce, que mensaje podria haber en esto para usted?

Algunas personas vieron que obtienen resultados cuando escriben su objetivo deseado quince veces en un papel todos los dias durante un par de semanas y despues lo olvidan por el resto del dia… para dejar que Dios se haga cargo de el.

Lo que es mas importante, para crear nuestra realidad debemos tener la mayor parte de nuestra energía psiquica presente y disponible para que se oriente hacia la intencion positiva. Si nuestra energia retrocede para alimentar viejos fracasos y heridas, no tenemos suficiente energia psiquica disponible para crear el futuro que deseamos. Estancadas repasando cada cosa negativa que nos paso, nuestras mentes alimentan creaciones negativas. Seguimos sintiendonos victimas de nuestro pasado. Obviamente, con esto no queremos sugerirle que niegue estos hechos o que no se de tiempo para una recuperacion apropiada y necesaria. No obstante, cuando nos identificamos mucho con lo que pasamos o sufrimos, limitamos nuestra capacidad para superarlo.

Una descripcion excelente de este proceso puede encontrarse en la casete de audio de Caroline Myss, intuitiva medica y escritora, titulado, Why People Dont Heal.

Pide bendiciones como si dieras por sentado que vas a recibirlas, pues esa es la parte que significa fe.

Trata de conocer Su voluntad para ti. Siente Su presencia y luego asegurate de que lo que pidas sea para el mejor proposito posible y no un capricho egoista. Recuerda que la oracion es inutil si es para daniar a otro o ponerte por encima de rivales y amigos. Pide que se haga la voluntad de Dios, no la tuya, y luego reza como si esperaras que tu ruego se cumpla en un instante. Ruth Montgomery, A World Beyond

EN BUSCA DE LA LUZ
INTERIOR
JAMES REDFIELD
& CAROL ADRIENNE

Los miedos inconscientes – Los niveles inconscientes – Culpa y castigo – El sentimiento de culpa – Herminio Castellá

EXCELENTE ARTÍCULO!!!!!!!!!!!!!!!! PUBLICADO EN Hermandad Blanca

Los miedos inconcientes
Herminio Castellá
El miedo es una emoción que está asociada a un peligro, pero generalmente no tenemos consciencia de esa relación ya que esa asociación es a nivel inconsciente.

Para que exista esa relación tiene que haber habido todo un aprendizaje, no podemos tenerle miedo a algo que no tengamos grabado en nuestra mente como peligroso o doloroso. Por lo tanto estas situaciones a las que les tenemos miedo nos remiten a situaciones similares vividas, ya sea por nosotros o por nuestras ancestras del plan de vida que conforma nuestro inconsciente.

Los miedos que están grabados más fuertemente en nuestro inconsciente son generalmente los que están asociados a la muerte (a lo que nuestro inconsciente interpreta como peligro de muerte). Estos miedos nos remiten a situaciones donde hubo muertes y a lo que se sufrió por ello, pero no es exactamente a la muerte en su significado profundo, como función biológica natural, con toda la acción interior que ello implica, sino por cómo fue vivido por quienes acompañaron esa muerte,cómo fueron los momentos previos, los sentimientos asociados y el miedo de morir. En ese momento nuestra mente nos protege de lo que interpreta como peligro de muerte.

A la muerte como función biológica estrictamente no podríamos tenerle miedo inconsciente, ya que nadie con vida la experimentó para transmitirla y los pocos que experimentaron los instantes previos no indican justamente que fuera desagradable. Lo esencial de esto es que, si una situacion está asociada inconscientemente con peligro de muerte, nuestro inconciente reacciona para proteger nuestra vida.

El miedo provoca reacciones físicas en nuestro organismo, deprime el sistema simpático y exalta el parasimpático. Se alertan todas las funciones de defensa y se deprimen las que no lo son. Desde el punto de vista de nuestros niveles inconscientes, se potencia la información almacenada en el nivel de defensa. En este nivel tenemos la información relacionada con los miedos, el sufrimiento, el peligro. (1)

Ante una situación que nos da miedo, podemos no enfrentarlo (huir), podemos enfrentarlo, y una tercera vía sería dejar de tener ese miedo. Hay que analizar las tres actitudes, ya que ninguna per se es mejor que la otra, sino que la mejor elección va a depender del momento y de la situación. Si hay un miedo inconsciente, el cual en ese momento no estoy en condiciones de enfrentar, puedo no enfrentarlo momentáneamente para luego encararlo de otra manera; en ese caso la huida sería buena. Es bueno tener miedo y huir si me persigue un león. Si ante una situación que me da miedo, éste no tiene razón de ser y la enfrento, trato de serenarme y de pensar que no tiene lógica tener miedo, esta actitud es enriquecedora. Esto sería enfrentar la situación, no en el sentido de ponernos en contra del miedo, sino de tomar la determinación de tratar de no dejarnos llevar por ese miedo. La experiencia de haberlo enfrentado, aunque sea con un éxito limitado, puede llevarnos a ir relativizando el miedo.

Por ejemplo, si una persona tiene miedo de hablar en público y sabe que tiene algo que decir y también que no es lógico tener ese miedo, puede enfrentar esa situación y decidirse a hablar. En el momento puede como resultado: hablar bien, regular o mal, pero sería muy difícil que no salga enriquecido de esa situación ya que puede incluso haber hablado muy mal y que parte de la audiencia lo haya entendido. Hay que tener en cuenta que a veces el miedo es tal que nos paraliza totalmente.

La tercer actitud sería dejar de tener ese miedo. Esto es hacer una disciplina de reflexión interna, buscar y analizar el por qué de los miedos, cuál es la causa inconciente que nos lleva a tener ese miedo para luego razonarlo en forma positiva, lo cual provoca que se pueda ir estableciendo una pausa entre el estímulo y la respuesta. Esto no implica cambiar lo que tenemos programado en el plan de vida, sino cambiar la forma de responder. Podríamos decir que aprendemos a responder de otra forma ante ese mismo estímulo.

Volviendo al ejemplo de la persona que tiene miedo de hablar en público, esta tercera actitud implicaría buscar qué situaciones del inconsciente lo llevaron a tener ese miedo. Habría que plantearse que alguien que tenemos grabado en nuestro plan de vida habló en público, le fue mal y le toco sufrir por ello etc. Pudo haber pasado que el marido de una ancestra sea el que hablaba en público y la esposa sufrió las consecuencias. También habría que pensar qué significa en nuestro plan de vida, darme a conocer, que se conozcan nuestras ideas, ser criticado etc. Hablar ante un gran numero de gente, implica que al menos un tercio de ese gran auditorio va a estar en contra de lo que decimos.(3)

La influencia de nuestros miedos

El miedo no es algo malo en sí mismo. Existen miedos que nos vienen de ancestros muy lejanos, incluso algunos son anteriores al ser humanos y que nos vienen de los animales. Hay distintos tipos de miedos, algunos son de la especie y otros de las razas o grupos sociales. Estos estarían asociados al séptimo nivel (2) mientras que hay otros miedos personales (cuya información está en el cuarto nivel) . Los miedos forman parte de nuestra estructura y son los que a veces nos impulsan a hacer cosas y explican en cierta manera nuestra vocación, nuestras tendencias etc. Podemos decir que un médico es médico porque ama la salud pero también porque tiene miedo a la enfermedad, según desde que ángulo se lo analice; o en un economista podemos encontrar dentro de su plan de vida miedo a que la sociedad sea pobre, al mismo tiempo que vamos a encontrar en él amor al desarrollo de la sociedad; en un abogado amor a la justicia y miedo a la injusticia etc.

Por supuesto que los miedos asociados a las vocaciones son múltiples. Un empresario pujante puede tener en su inconsciente además de amor al progreso, varios miedos asociados como miedo a ser pobre, miedo a sufrir por no ser rico, miedo a no tener poder, peligro de muerte por no tener dinero etc.

El Dr. H. Castellá decía que si algo se nos tiene que dar y no se nos da, es porque le tenemos miedo. Es decir que si tenemos edad para estar casados y no lo estamos, es porque le tenemos miedo al matrimonio. Si una pareja quiere tener un hijo y no puede es porque tiene miedo a tenerlo. Si alguien desea tener mas dinero y no lo tiene es porque le tiene miedo a tener esa cantidad de dinero, etc. También decía que si algo nos debe gustar y no nos gusta es porque le tenos miedo.

El ser humano es el gran fabricador de peligros donde no los hay, son miedos artificiales que no tienen razón de ser. Creemos que hay peligro donde no existe y donde otras personas que nos rodean no creen que los haya y no tiene ningún problema por ello.

La timidez es una forma de miedo, esta asociada al miedo a un castigo. El tímido tiene miedo, entre otras cosas, a equivocarse, y a que por eso lo castiguen. En su plan de vida seguramente va a encontrar fuertes castigos.

Se pueden diferenciar dos clases de tímidos, el que teme a los demas y el que se teme a sí mismo. En este último si su miedo no es muy intenso, trasmite a los demas que lo protejan y es una persona que agrada a los demás. El que tiene miedo a los demas trasmite que quiere destruir al otro, por lo que no cae bien y es rechazado por los otros.

Los miedos insensatos son construcciones culturales que nos vienen de situaciones que tenemos grabadas, que en otra generación pudieron haber sido realmente peligrosas pero que ahora no lo son. Muchos de estos miedos se van intensificando de generación en generación.

Cuando hay depresión, un elemento importante es la culpa. Esta siempre trae a colación grandes castigos en antepasada. La culpa según explico siempre H. Castellá es esperar un castigo, sintiéndose impotente para evitarlo.

Como resolver nuestros miedos:

La pérdida del miedo no está únicamente en intentar dejar de tener miedo, no está solo en buscar las causas en nuestro plan de vida y razonarlas en forma positiva, sino también en enfrentar la situación y tratar de cambiarla. Si buscamos solo revertir los miedos, para luego una vez que no tengamos miedo comenzar a actuar, lo que estamos haciendo es en cierta forma una forma de huida ante el miedo.

La resolución de comenzar a actuar aunque tenga miedos y que esa acción incluya la tarea de ir perdiendo los miedos sería la actitud adecuada y ese coraje nos enriquece y nos humaniza.

Es importante también enfrentar el miedo con humildad, esto nos hace reconocer que cargamos con ese miedo pero que no es algo absoluto. La humildad nos permite ver claramente hasta qué punto nos perjudica o no ese miedo para poder lograr los objetivos que deseamos. Volviendo al ejemplo mencionado de hablar en público, si la persona asume la situación con humildad puede darse que incluso en el caso que la persona hable en forma totalmente deslucida, pueda trasmitir la idea que quiso comunicar, tal vez no con la fuerza que lo hubiera hecho sin miedo. Pero la humildad lo lleva a que, consciente de llevar ese miedo no se prive de actuar y tal vez incluso lo lleve a separar otros “subobjetivos” que pueden estar presentes; como ser “lucirse en la exposición” (que pueden tener otros miedos implícitos), para concentrase en el simple objetivo de transmitir la idea. La humildad nos lleva desmitificar el alcance del miedo, para darle su real dimensión que es generalmente menor de la que creemos.

Pero esto no es todo. El Dr. Gabriel Castellá en una conferencia sobre los miedos (1 de agosto de 2000 CAMED) desarrolló un concepto que me pareció en el momento un tanto extremo, pero luego de ir escuchando el resto de la conferencia me terminó pareciendo algo básico: dijo que para perder nuestros miedos la primera actitud que tenemos que tener es la de amar nuestros miedos, que no es otra cosa que amarnos a nosotros mismos con nuestros miedos. Luego explicó que no se puede revertir un miedo desde el miedo porque eso traería como consecuencia lógica reforzar ese miedo.

Si amamos a nuestros miedos los vemos con una óptica totalmente distinta, entendemos que estan allí por algo y para algo, que las mismas causa que nos provocaron esos miedos tal vez nos provoquen cosas favorables. El tomar esta actitud puede llevarnos a que incluso nuestros miedos insensatos y sus causas inconcientes nos den gracia en lugar de amargarnos..

En cuanto a estos miedos que no tienen razón de ser y que pueden sernos perjudiciales, es importante descubrir en nosotros mismos cuándo estamos en una situación que está basada en uno o más miedos. Si nos observamos atentamente a lo largo del día estas situaciones son muchas, muchos de nuestros actos están influenciados por miedos, actuamos muy a menudo en función del miedo ( al menos esa es mi experiencia) y no en función de lo positivo. Lo importante es descubrirlo y darse cuenta de que esa actitud tiene un enfoque equivocado. Lo opuesto a actuar por miedo es actuar por la bondad de las cosas.

Si nos observamos atentamente podemos darnos cuenta que muchas veces estamos alarmados, angustiados, molestos, irritados etc., y no nos damos cuenta porque estamos acostumbrados a esa situación. A veces estos estados son muy sutiles pero sentimos un alivio al tomar conciencia. Esto es sumamente importante porque nos da la oportunidad de cambiar la actitud, de conocer nuestros miedos para dejarlos de tener, pero también para transformar ese miedo en algo valioso para nosotros porque entre otras cosa los miedos encierran mucha energía, que hasta ese momento está orientada en bloquearnos.

Debemos aprender a enfrentarla vida sin miedos, no resolver únicamente un miedo en particular. Cambiar miedos que tenemos grabado desde muchas generaciones atrás es un asunto de mucha perseverancia y una cuestión de actitud constante.

Pedro A. Galeazzi

(Este trabajo se realizó en base a conferencias dictadas por el doctor Gabriel Castellá)

(1)El Dr. Herminio Castellá descubrió un nivel inconciente en el cual esta almacenada toda información referida a los miedos, el dolor, el sufrimiento los peligros etc. La función de este nivel es la defensa. Lo denomino cuarto nivel. Logró entrenar personas que en estado hipnótico se concentran en la información y la actitud de este nivel.

(2)El séptimo nivel es el nivel de los miedos de la especie, en este nivel están los datos de las grandes catástrofes, hambrunas, genocidios, epidemias, cataclismos y las guerras.

(3)La “ley de tercios” nos indica que en toda relación humana un individuo tiene un tercio a favor , un tercio fluctuante y otro en contra. Lo óptimo es que el tercio fluctuante esté a favor, pero nunca el tercio en contra va a estar a favor.

Los niveles inconscientes
Herminio Castellá
Hemos desarrollado ya en un trabajo anterior el concepto de inconsciente dentro de lo que es nuestra vida anímica y en contraposición y complementariedad con la conciencia.

El doctor Herminio Castellá descubrió en sus primeras investigaciones hace ya más de 30 años* que la información que tenemos almacenada en nuestro inconsciente no sólo proviene de nuestras experiencias sino que también tenemos un gran bagaje que nuestra madre nos trasmitió al elaborar un programa de vida para nosotros. Como ella a su vez tiene su propio programa de vida elaborado por su madre (nuestra abuela materna), y su madre de nuestra bisabuela y así sucesivamente, nuestro plan de vida tiene información de vivencias ancestrales y se han encontrado datos bastante remotos en el tiempo.

No se tiene certeza acerca de cómo está almacenada esta información , ni siquiera se ha podido determinar el lugar biológico en que se encuentra el inconsciente ya que el plano anímico trasciende el plano biológico. Lo que sí se sabe es que lo que cada madre transmite al elaborar el programa de vida son esencialmente vivencias afectivas y no pensamientos o razonamientos abstractos. Y también se ha descubierto que en el inconsciente no existe la dimensión temporal; esa dimensión la da la conciencia. Esto es sumamente importante porque nos permite comprender que hay experiencias vividas cientos de años atrás que para nuestro inconsciente son tan actuales como las que estamos viviendo ahora.

En sus primeras experiencias con hipnosis (técnica que nos permite acceder al inconsciente) el doctor Castellá realizó otro descubrimiento: en el inconsciente hay diferentes niveles que se diferencian entre sí por su función y por la calidad de información que tienen almacenada en su interior.

Herminio Castellá numeró estos niveles y llamó primer nivel a la conciencia.

El segundo nivel es un puente entre los otros niveles inconscientes y la conciencia y se lo llama el subconciente. Cuando comienza a bajar la conciencia nos situamos en ese nivel.

Ese nivel se comunica directamente con nuestro tercer nivel inconsciente al que se llama clasificador, el cual se conecta con cuatro niveles en los cuales está almacenada toda nuestra información ancestral y personal . Esta información se almacena en cuatro niveles de acuerdo a la calidad de la vivencia, y es el nivel clasificador el que ordena la información almacenada y que proporciona la información necesaria para las respuestas que damos.

Los cuatro niveles en los cuales tenemos la información almacenada son : el nivel de defensa (cuarto nivel) , el nivel de paz (quinto nivel) , el nivel de sabiduría (sexto nivel) y el nivel marcial o de defensa de la especie.

En el nivel de defensa se graba toda la información que está relacionada con las experiencias que se vivieron como peligrosas, que dañaron la integridad psíquica o física de nuestras antepasadas o de sus seres queridos, siempre con la intención de protegernos para que no vuelvan a suceder. Su principal función es de defendernos de acuerdo a lo que se fue trasmitiendo que era una amenaza para nosotros. Es un nivel con mucho empuje y vigor. Cuando sentimos miedo, culpa, ira, ansiedad o angustia reforzamos este nivel y potenciamos su información.

En el nivel de paz se graba la información relacionada con la armonía espiritual , y la paz interior. La función de este nivel es de brindar serenidad y alegría. Todas las experiencias genuinas de amor, de amistad, de alegría verdadera, de auténtica religiosidad está almacenadas en este nivel y son un auténtico tesoro.

En el sexto nivel está grabada nuestra sabiduría. No solamente como cúmulo de conocimientos, sino como aquello que nos lleva a descubrir lo valioso, que le da sabor a la vida. Desde este nivel se desarrollan las mejores estrategias para el desarrollo del ser.

En el nivel marcial se almacena la información relacionada con la defensa de la especie, las vivencias en catástrofes, guerras, epidemias, hambrunas, etc. La mayor violencia interior está en este nivel y es un nivel de extrema supervivencia cuya función es protegernos como grupo social en los momentos límites.

Por último habría un último nivel llamado coordinador u octavo nivel que no contiene información ancestral y cuya función es armonizar y coordinar los cuatro niveles descriptos anteriormente. Es un nivel más profundo pero más relacionado con la consciencia, desde las profundidades ayuda a ésta a dar respuestas más adecuadas. El doctor Gabriel Castellá lo denomina “el aceite del motor” .

Estos niveles no son compartimientos estancos y están muy relacionados entre sí. El cuarto y séptimo nivel tienen funciones similares y se refuerzan mutuamente; el quinto permite que aflore el sexto ya que la sabiduría necesita una actitud serena. El tercero y el octavo equilibran estos niveles.

Cuando una persona vivencia una experiencia determinada, los sentimientos quedan grabados en los cuatro niveles de acuerdo a cómo los sintió. Y a su vez, con su actitud, promueve todas la experiencias almacenadas en ese nivel. Por lo tanto, si uno está caminando en una calle oscura y siente miedo, esto se debe a que en el nivel de defensa está grabada la información de que una calle oscura es peligrosa. Si alimento ese miedo voy a ayudar a que salgan a la superficie todos los miedos relacionados. Si me sereno, los otros niveles me ayudarán a dar respuestas adecuadas. Y esto es más importante aún si el miedo es insensato, o sea si el peligro no es real. Si el peligro es real, es adecuado que dé respuestas acordes, evitativas, por ejemplo.

Andrea Mussini

Culpa y castigo
Herminio Castellá

Culpa es esperar un castigo sintiéndose impotente para evitarlo. Es un sentimiento inconsciente, y la mayor parte de las veces en forma consciente cooperamos para afianzar o incrementar ese miedo.

Nos sentimos culpables porque advertimos que hicimos algo mal o creemos que hicimos algo mal. Es el sentimiento generalizado que nos embarga ante la toma de conciencia de nuestras faltas, errores o pecados.

Herminio Castellá solía decir que cuando cometemos un error, estamos tomando un camino equivocado que no nos conduce a dónde queremos ir. Si tomamos conciencia de ello, podemos corregir el error y volver a emprender el camino y esto, decía él, tendría que llenarnos de alegría ya que hemos aprendido algo valioso que nos permite crecer y mejorar. Al asumir el error como lo que realmente es y hacernos responsables de sus consecuencias, conservamos nuestra dignidad como seres humano y nos elevamos.

En el caso de que nuestro acto haya sido realmente malo, de nada sirve sentirnos culpables ya que con ello no corregimos el error que cometimos contra nosotros mismos y los demás; con la culpa marcamos negativamente este acto, nos empobrecemos , con lo cual nos perjudicamos a nosotros mismos y a los demás en mayor medida que si no tuviéramos culpa.

Ante una equivocación puedo proceder con culpa o arrepentimiento ; una cosa no sigue a la otra, sino que una anula la otra. Tanto en la culpa como en el arrepentimiento hay un reconocimiento del error, pero mientras que con la culpa me anulo y me empobrezco como ser humano, en el arrepentimiento aprendo del error y, en vez de sufrir, siento alegría.

Cuando tomo conciencia de mi proceder y me arrepiento verdaderamente, pongo el acento en el otro, el prójimo que se ha visto perjudicado por mi obrar , me preocupo por remediar la falta caritativamente. La culpa, por contraste, es un sentimiento egoísta en el cual no puedo apartar la vista de mi actuar y sentir, y donde la consideración por el otro aparece sólo por miedo al castigo del que creo seré víctima. No es el amor a mí mismo y al prójimo lo que mueve mi sentir, sino el miedo y mi desvalorización.

Herminio Castellá decía que la culpa era un acto de soberbia, porque el ser humano siente que su obrar ha sido tan nefasto que no merece perdón de nadie, mucho menos de Dios, lo cual implica (aunque el sujeto no se dé cuanta) una actitud de ponerse en el lugar de Dios para determinar qué actos merecen perdón.

Proceder desde la culpa es un proceder irresponsable , ya que la culpa, aunque parezca lo contrario, es una falta de responsabilidad. La palabra responsabilidad deriva de responder, es asumir lo que hago, esté bien o mal.

En lo que atañe más específicamente al plan de vida, si una antepasada, de nuestra línea materna de ascendencia, cometió un error (una falta o un pecado, según como se lo mire) y se sintió culpable por ello, este sentirse culpable fue su error más grave, ya que no sólo se perjudicó a ella misma, perturbando la posibilidad de un claro arrepentimiento y corrección del error y sus consecuencias, sino que también grabó en sí misma, en su propio inconciente, ese sentimiento de culpa ante esa situación, transmitiéndoselo a sus descendientes a través de la cadena materno-filial del programa de vida. Nos llegan a nosotros estos sentimientos de culpa de nuestras ancestras (entre muchas otras cosas). Puede haber incluso una potenciación generalizada de la culpa donde una ancestra se siente culpable ante un hecho, a una descendiente le ocurre lo mismo y se siente más culpable, y así sucesivamente, estableciendose un entrenamiento y potenciación de la culpa a través de generaciones. Este entrenamiento ha sido promovido por nuestra cultura, que ha inculcado el aprendizaje del bien a través de una condena para reforzar la evitación del mal, con lo cual no se logra que las personas amen hacer el bien por verdadero amor al prójimo y a Dios, sino que eviten hacer el mal para no sufrir. Cuando no lo logran, cosa que sucede a menudo ya que la vida es un constante aprendizaje en el cual el error juega un papel importantísimo, se tiende a sentir ante todo miedo, pánico porque se cree que uno no merece sentirse bien por el mal que ha hecho y además que enseguida sobrevendrá una sanción dolorosa como represalia. La espera del castigo provoca tal angustia que para evitarla necesitamos sufrir y para ello nos castigamos de alguna forma.

Hay toda una cultura de la culpa y el dolor (que proviene de esas sanciones y condenas con las cuales se pretendía reforzar las conductas esperadas); según esta información que tenemos grabada, el dolor nos quita culpa, la impotencia para evitar la condena es peor que el castigo mismo, por lo tanto si sentimos algún dolor, nos aliviamos.

La culpa promueve un aprendizaje neurótico. Al negarme a mí mismo, no aprendo y al volver a encontrarme frente a circunstancias similares, probablemente vuelva a cometer el mismo error.

Podemos sentirnos culpables inconcientemente por una infinidad de cosas, puntuales o genéricas. Por ejemplo, puedo sentir culpa por comer una golosina, y que la causa se remonte a lo que sintió alguna ancestra que fue castigada por comer una golosina. Pero lo más común es que la culpa provenga de situaciones no exactamente similares y que sea algo más general; en este caso, el castigo por comer una golosina, se transmite y recibe como culpa por comer algo rico, y más general aún, como culpa de gozar.

Sería muy grande la lista de las situaciones por las que nos podamos sentir culpables, las más generalizadas entre nosotros podrían ser: por decidir, por gozar, por valorarnos, por progresar, por tener riqueza, por actuar, por no actuar, etc.Todas ellas situaciones en las que ni siquiera hemos cometido un error, pero que estuvieron asociadas a algún mal proceder que trajo aparejado un gran sufrimiento en alguna antepasada.

Por lo general existe una relación entre gozar, decidir y valorarse, esto es lo que el doctor Herminio Castellá definió como trilogía de culpa . Esta relación fuertemente grabada en nuestro inconciente proviene de situaciones en que estos tres factores están presentes y se da específicamnete por una culpa de origen sexual. Si alguna antepasada nuestra cometió una falta en lo sexual, y se sintió culpable de ello, en primer lugar, para cometerla tuvo que tomar una decisión, también lo hizo para valorarse y gozó sexualmente. La culpa posterior provoca miedo a tomar decisiones, desvalorizacion y miedo o incapacidad de gozar.

La culpa en nuestra sociedad tiene un trasfondo de malentendimiento del concepto religioso del pecado. Se creyó que Dios se ofendía por el pecado y por eso nos castigaba. En mi opinion el pecado no ofende a Dios, sino que nos perjudica a nosotros mismos y a los demás. Dios es perfecto y por lo tanto no se puede ofender, porque ofenderse es un error y Dios no comete errores.

La culpa es un sentimiento que favorece la enfermedad, si nos sentimos culpables inconcientemente de la acción del algún órgano del cuerpo, tendemos a enfermarlo. Por ejemplo: si una antepasada se sintió culpable ante una caricia mamaria, luego de un entrenamiento inconciente, una descendiente que también se sienta culpable, puede enfermar sus mamas de alguna forma. Una enfermedad que está asociada con un fuerte sentimiento de culpa a través de varias generaciones es el cáncer.

El sentimiento opuesto a la culpa es el del orgullo sano de uno mismo, el orgullo afianza nuestra salud.

La culpa nos deprime, nos enferma y anula en todos los aspectos. Siempre nos tenemos que sentir merecedores de lo que somos, de lo que tenemos o queremos tener, en todos los aspectos y estar orgullosos de ello.

Todos en mayor medida tenemos culpa de algo en términos generales. Tal vez el origen de la culpa sea muy remoto, y vaya cambiando de forma a lo largo de la historia. Si en una sociedad primitiva, una persona cometía un acto antisocial, probablemente la mejor forma de que ni él ni otro lo volviese a cometer era castigándolo y la cultura inconsciente lo va marcando como miedo a ese castigo si se comete una falta., como se le enseña a un animal doméstico a hacer determinadas cosas. Luego la sociedad a lo largo de la historia lo va haciendo más sofisticado.

La culpa es un sentimiento equivocado, el ser humano debe obrar el bien por lo bueno que es hacer el bien, y eso es la libertad.

Pedro A. Galeazzi

Trabajo de reflexión en base a conferencias del doctor Herminio Castellá

El sentido de la culpa
Herminio Castellá

El sentimiento de la culpa viene creciendo y acompañando a la humanidad desde que ésta tiene conciencia y desde que ésta comenzó a tomar más protagonismo, dejando a los instintos irracionales con menor preponderancia.
Para poder comprender la culpa intentaré desarrollar el siguiente ejemplo: nos tendremos que situar tiempo atrás; podemos imaginar cinco siglos en el pasado, en cualquier país del continente europeo, en donde la gente al cometer errores le era muy difícil conversarlos de una manera libre y filosófica y los asuntos podían terminar en enfrentamientos con consecuencias muy graves entre las personas y de una manera más cotidiana se llegaban a pagar los errores con la misma vida.

Personalmente imaginé un pasaje de la historia de una antepasada o antepasado que había cometido un delito que podría considerarse “grave” para esa época, tomaba conciencia de lo que había hecho y sentía que la culpa lo embargaba; entonces a raíz de esto se confesaba a la gente del pueblo o a los familiares del afectado o a alguien a quien ella o él consideraba que “debía” hacerlo, hasta llegado el momento se podría haber confesado dicho error a una autoridad religiosa siendo ésta por ejemplo un cura, si fuera un poblado católico, para expirar su falta. Aquí quiero significar que si hubiera sido así podemos agregarle el componente de la culpa espiritual.
Pero la gente del pueblo o las autoridades reaccionaban ante el hecho del error y su confesión, con venganza y odio, pudiendo llegar a matar, incluso haciendo padecer a esta persona grandes sufrimientos considerando que así se pagarían los errores.

El mensaje que se recoge y que quedan de hechos como el citado es que es mejor vivir con la culpa que confesarse, porque en definitiva esto te mantiene con vida y con menos sufrimiento, tal es así que tenemos implantado que así llegamos con vida hasta el presente, que gracias a vivir con culpa estamos vivos y continuamos con nuestra descendencia.

Una información adicional que pude ver es que si se siente “culpa” se siente que se está vivo: es un “testeo” continuo de que se vive y existe menos peligro de morir. Desde este punto de vista hay una valoración muy grande de la culpa por parte del inconsciente de cada persona; se ve que es la “herramienta” que nos mantuvo con vida a nosotros y a nuestros antepasados., pero lo que no se ve es que por tener demasiada culpa de lo que se hizo se sufrieron torturas y muertes.

Lo importante , como en todos los temas que engloban a la teoría del doctor Herminio Castellá, es aceptar la culpa sin miedo, sin horror, tomando conciencia de que existe, es parte de nuestra naturaleza como lo son los miedos y la agresividad y lo es la inteligencia.
Lo importante es darle espacio y dejar que se exprese, de esta manera podrá purgar tantos años de soledad y terror; se debe valorarla con mucho afecto, no está allí por decisión propia ni porque alguien “malo” la instaló: se fue formando y aprendiendo a que siempre fue odiada y repudiada y que fue parte siempre de nosotros como cualquier parte que queramos considerar. Tenemos que entendernos en la culpa, dejar que nos cuente qué es lo que le pasa, porque nació, creció y está en nosotros. Esto es algo tan importante para dejar de temer y de paralizarnos y comprender que es como una gran lastimadura que debemos curar y atender con mucho afecto para que se transforme en nuestra aliada y amiga que es lo que ha esperado siempre.

Me gustaría también agregar que cuando estamos en paz sin el sentimiento de culpa al que hice referencia, sin sentirnos en falta con nada sino, al contrario, nos sentimos en armonía para vivir y sentir que todo es posible, nos sentimos relajados, con bienestar y tranquilidad ,tomamos conciencia de que estamos a la puerta de realizar muchas acciones que siempre quisimos y tenemos la potencia de la libertad. Quiero recalcar esto que me parece importantísimo: “tenemos la potencia de la libertad” pero en contraposición no tenemos los límites que nos muestra en distintas formas de sentimiento (miedos, ansiedad, etc) la culpa y allí es donde sentimos un abismo de totalidad. Esto es como si llegásemos a poder entrar en el universo sin las ataduras de la gravedad es decir no hay ningún límite que nos contenga como tampoco un destino preestablecido al que llegar, es por esto que entramos en un miedo al que podemos llamar “el miedo de atracción de la culpa”, porque nos aterroriza el poder de la libertad absoluta en donde nuestra responsabilidad es tan grande como esta libertad, es la exigencia de nosotros mismos por el bien puro, perfecto desde nuestra imperfecta humanidad, el tener que tomar decisiones en un campo virgen que nos espera, en un campo inexplorado nunca jamás visitado pero que está allí para nosotros y además nos encontramos impulsados con la fuerza arrolladora de la libertad absoluta, con la fuerza de que podemos hacer lo que queramos y como efecto de esto el responder por nuestros actos y decisiones pero sin tener un marco precio de contención.

Aquí es donde entra la culpa como un freno, como un delimitador del sendero a seguir pero respondiendo con lo que se aprendió de las experiencias de nuestros antepasados muy traumáticas y angustiantes y siempre aparece con el sentido de preservarnos, de que no volvamos a cometer los errores de atrás y es por esto que la culpa tiene una fuerza muy grande y se presenta con tanta potencia, al encontrarse con las posibilidades de la libertad y alimentado por ese sentimiento de abismo de totalidad y el de poder arriesgar, decidir y responsabilizarse. Cuando podemos comprender y analizar con mucho afecto esto, la culpa se transforma en aliada acompañándonos en nuestro camino haciendo de vigía, alertando en donde pudieran aparecer peligros: es como un sensor que se adelanta a nuestro andar y va rastrillando los “espacios de influencia”. Lo peor que podemos hacer en este caso es negarla o dejar que pase ese sentimiento angustiante y actuar creyendo que ese sentimiento no nos está alertando, lo importante es acogerla y escucharla en su justa medida debido a que su información es muy valiosa como así también el sentido de su presencia.

Pablo Matías Duran