Meditación con Amatista , TOMADO DE ENERGÍAS FEMENINAS


 

 

Meditar con una amatista es una experiencia maravillosa que nos permite viajar a las profundidades de nosotros mismos y conectar con nuestro Yo Superior, una experiencia única.

 

Vamos a sostener el cristal de amatista entre nuestras manos y comenzamos a sentir cómo la relajación se adueña de nuestro cuerpo al tiempo que nuestra mente se va apaciguando y nuestra respiración se va aquietando. Contemplamos por unos instantes el cristal dejándonos atrapar por su belleza, su color y sus formas.

 

Visualizamos como vamos disminuyendo de tamaño hasta que la amatista parezca una montaña frente a nosotros.

 

En uno de sus lados hay una entrada al gran cristal. Podemos sentir el enorme respeto que infunde y la sensación de poder. Cuando las puertas de la entrada se nos abren, entramos al interior. Tenemos la sensación de haber entrado en un inmenso templo de color violeta. Nos recibe un guía que nos va a acompañar (puede adoptar cualquier forma: ángel, animal de poder, la sensación de una presencia, etc..) nos lleva a una estancia especial, una cámara de purificación.

 

En esta cámara de luz nos vamos desprendiendo de todo aquello que ya no nos corresponde, todo aquello que nos sobra y estorba.

 

Vamos a permanecer en silencio sintiendo cómo la luz se encarga de transmutar todo aquello de lo que nos estamos liberando. La sensación de ligereza que nos invade nos llena de alegría. Ya estamos preparados para seguir nuestro camino.

 

El guía sonríe al vernos salir con nuestro nuevo traje de luz blanca y nos lleva hacia otra cámara, llamada “de los registros”. Notamos la gran actividad que se desarrolla en el interior del cristal.

 

Al ingresar en esta cámara nos damos cuenta de que allí se encuentra todo el saber. Es una inmensa biblioteca de conocimiento. Todo el saber de la gran amatista es proyectado a nuestra mente con un potente rayo de luz violeta. La serenidad que nos invade es total.

 

Nuestro guía ahora nos conduce a la cámara central, la más importante. Es la cámara del silencio. Una vez dentro de la cámara invocamos a nuestro verdadero Yo, el Yo Superior, y nos abrimos a él. Sentimos cómo su presencia se nos acerca. Al igual que nuestro guía, el Yo Superior puede adoptar cualquier forma para manifestarse. Entramos en comunión con él. Nos sentimos traspasados por su luz y por su amor hasta fundirnos en una sola presencia.

 

Esta experiencia y comunicación va a ser especial, y vamos a tratar de integrar la experiencia. Tras permanecer unos instantes en silencio, miramos a nuestro guía que nos acompañará de regreso a la entrada y se despide de nosotros con una señal de respeto que devolvemos con gratitud.

 

Lentamente vamos a ir volviendo a nuestra realidad física tomando conciencia de nuestra respiración y de nuestro cuerpo.

Seria buena idea que anoten todas las impresiones que recibieron del viaje, así como cualquier información que crean que puede ser crucial para ustedes. Lo positivo de esta meditación es saber que podemos comunicarnos con nuestro Yo Superior, que somos parte de él.

 

Desconozco su autor

Read more:EF http://energiasfemeninas.ning.com/profiles/blog/show?id=3761689%3ABlogPost%3A1048185&xgs=1&xg_source=msg_share_post#ixzz23fxC1MFV

Publicado por

senderosalalma

psicologa con orientacion transpersonal, Formadora y facilitadora de Nuevas Constelaciones, Terapeuta Energética

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s