La pareja consciente

 

La pareja consciente

Nos preguntamos al mirar a una persona ¿seré feliz con ella? ¿podré hacerla feliz? Pero ¿cómo voy a hacer feliz a quien guarda en los rincones recónditos de su mente todo un arsenal de programas contra sí mismo y contra el mundo que le rodea? ¿No es muy arrogante pretender solucionar la vida a otra persona? Del mismo modo, la otra persona no me puede “hacer feliz” si yo no soy felicidad.

Y no soy feliz por pasar unos días buenos. La felicidad no es cuantitativa. No depende de la cantidad de ratos agradables frente a la cantidad de ratos desagradables. La felicidad es un estado mental de profunda autenticidad. La verdadera iluminación no es más que la verdadera felicidad.

Hay personas que se plantean si se puede ser feliz sin una pareja. Otras, sin embargo, se cuestionan si es posible ser feliz en una relación de pareja. Y es que nuestra mente tiende a buscar maneras concretas de ser feliz, como si existiera una técnica o fórmula de comportamiento que una vez establecida, te diera la felicidad. Sin embargo, la felicidad no tiene nada que ver con lo que hagamos. En nuestra vida ocurren sucesos, la felicidad es un estado mental íntegro que atraviesa los sucesos, no depende de ellos. Felicidad es vivencia auténtica, contacto con nuestra verdad. La felicidad se puede experimentar porque es tu realidad, de no ser así, sería una ilusión, algo efímero que viene y va pero nada sustancial y permanente. Tampoco te la puede dar tu pareja. La alegría de Ser se conquista solo mediante tu voluntad de experimentar lo verdadero.

Nuestra existencia en este mundo está marcada por una palabra: relación. Esto es el mundo relativo y aquí todo es en relación a otra cosa. De ese modo experimentamos aquí. ¿Cuál es la relación que mantengo con mi mente? ¿Qué relación tengo con mi propia identidad? ¿Cómo es mi relación con el mundo? ¿Cuál es mi relación con la verdad? Mediante la toma de conciencia en mi relación con todo aprendo sobre mi verdadero estado mental. Es por esto que la relación es tierra sagrada. Cada relación muestra lo más oculto de tu relación contigo mismo y con el mundo. Toda relación tiene como objetivo deshacerse en la unidad y como obstáculo, el miedo a perder una identidad separada.

Y es que debajo de nuestro anhelo del otro, hay un anhelo de expresarnos como Amor puro, de vivir algo real, auténtico, profundo, trascender las banalidades del mundo y sentirme uno con el otro, compartirme mental y emocionalmente con el otro, fusionarme. El sexo no satisface este anhelo profundo, porque no es más que una expresión material del burdo intento de fusión de los cuerpos. El cuerpo es material y se basa en sus propios límites. La verdadera fusión la conseguiremos a nivel mental, donde surge lo ilimitado, y es perfectamente posible experimentar el amor incondicional y liberador, que libera al otro y a ti mismo.

Habitualmente nadie se da cuenta de lo que está en juego en el asunto de la pareja. La mente programada hace que vivas al otro como a un objeto de deseo más. Crees que existe para que tú puedas obtener algo: placer, compañía, apoyo, guía, sensibilidad, reconocimiento, dinero, seguridad o felicidad… son muchos los requerimientos que volcamos en nuestra pareja cuando nuestro modo de ver está expresando una mentalidad de carencia: me siento incompleto. Es natural que la pareja, desde esta mentalidad, nos lleve solamente a expresar el conflicto interior de un modo más patente.

Nos sentimos solos y creemos que la pareja nos debe solucionar esta sensación de soledad, de desconexión, de faltarnos algo. A este nivel funcionamos con la pareja del mismo modo que se opera con las drogas, para tapar el vacío y el dolor. Pero esta sensación es más profunda de lo que pensamos, está relacionada con nuestra propia carencia espiritual.

Cuando estamos en el proceso de “enamoramiento” y vivimos la “magia psicoquímica” que acompaña el proceso de derrumbar las barreras que nos separan y de abrirnos al compartir, hay vívidos y sagrados instantes en los que percibimos al otro como si fuera amor perfecto, lo cual nos produce una alegría profunda y sorprendente. Pero aunque esto, por algún tiempo, parezca hacernos olvidar nuestro vacío e insatisfacción interior, lo que hay en nuestro subconsciente como un patrón de dolor se volverá a manifestar. Entonces sentiremos soledad en pareja, aún más frustrante que la soledad física.

Para empezar, no podemos hacer cargo a nuestra pareja de nuestra sensación de carencia y soledad. Este es el virus de cualquier relación, pues estás proyectando el sentido de tu existencia fuera de ti mismo. Otra persona jamás podrá tomar esa carga. No es posible hacerlo. Es una falsedad, solo tú mismo te puedes hacer responsable de ese vacío espiritual. Nadie te puede salvar ahí fuera, ni siquiera tu ídolo. Si conviertes a tu pareja en tu bastón, te afirmarás a ti mismo como un tullido. Tarde o temprano, vendrá el drama de la dependencia.

El sentido que le atribuyes a tu pareja se basa en tu desesperación. Y esto no te hará conocer ninguna felicidad real. El camino que te lleva a ser feliz comienza cuando te haces responsable de tu propio sentir.

Una relación sana de pareja es aquella en la que se dan las condiciones oportunas para que cada persona en esa relación crezca, se enriquezca interiormente y encuentre facilitado su acceso a la verdad, a la libertad y en consecuencia, a la alegría de Ser. La pareja tiene una única función auténtica: sirve para caminar hacia la unidad o el amor, al igual que cualquier otra relación. Pero la responsabilidad que se vuelca en este objetivo es plenamente libre y personal. La pareja es un medio, no un fin. En el mejor de los casos, puede facilitar tu camino, pero nunca recorrerlo por ti.

ParejaUna pareja sana te permite hacerte consciente de ti mismo, de tu realidad y de tus falsedades, en un ambiente de libertad y aceptación. El primer inconveniente que nos encontramos es la insidiosa pregunta: ¿es posible? ¿existe alguna relación en la que se den estas condiciones? Muchas personas dan por imposible tener una pareja con la que vivirse plenamente, en libertad, con la que compartir sin más y disfrutar del acompañamiento de una amistad profunda e incondicional. Un verdadero compañero en el camino. Y lo ven imposible, porque la relación que mantienen “consigo mismo” no es en absoluto parecida a esto. La voz que suena dentro de su mente suele limitar su propia identidad, suele juzgarle, agotarle, atacarle en definitiva. Con esta relación permanente en su íntima vida interior de cada día, es normal que se pregunten si existe algún otro tipo de relación. Estas mismas pautas mentales que una persona reproduce consigo mismo, las reproducirá de mil formas en su relación con el mundo y por supuesto, las experimentará con total claridad en su relación de pareja.

El principal problema es que toda la carga del problema será trasladada a su pareja. Una vez que la enferma relación consigo mismo se refleja a una enferma relación con otra persona, la mente programada dictaminará “todo es culpa de ella”. El conflicto se reproduce. Y entonces, la pareja sirve para que un ego tome ventaja sobre el otro en una constante batalla de culpas y sacrificios.

No es casualidad en absoluto que tengas o hayas tenido una pareja en concreto. No es así como funciona la cosa, no es por lotería. La persona que viene a formar una relación de pareja contigo es una vieja conocida, en el sentido de que es la oportunidad de enseñanza-aprendizaje perfecta para la estructura mental actual de ambos. Por tanto aparece junto a ti como tu pareja, no es porque sea una especie de alma gemela en otra dimensión, sino que existe un potencial que os vincula. Este potencial se convertirá en una demostración más del ego a favor de su causa “el amor es imposible”, o bien, en una relación sagrada al servicio del perdón y la aceptación, en la que te descubrirás junto al otro como lo que auténticamente eres: amor puro, aceptación, comprensión.

Un potencial de relación es una posibilidad de enseñanza/aprendizaje a nivel interior. La otra persona te ofrece las oportunidades idóneas para tu despertar. También hay que decirlo, son las mismas oportunidades que puedes desaprovechar haciendo lo de siempre: culpabilizar y verificar tu ego victimista. En este sentido, la pareja es tu espejo sagrado. Y es un espejo más profundo que cualquier otro porqué está ahí delante en todas las situaciones: las más íntimas, las más decepcionantes, las más aburridas y las de mayor gloria.

Tu pareja sabrá forjar junto a ti situaciones que destaparán muchas cosas, si estás atento. En cada oportunidad, estarás revivificando un patrón. ¿Escapas de comunicarte? ¿Culpabilizas a tu pareja de tu propio dolor? ¿Intentas controlarla o tener poder sobre ella? ¿Te deprimes como si ella fuera la causa de tu vacío? ¿Te victimizas ante sus rechazos? ¿Cuál es tu respuesta mental en cada suceso?

Esta constante actualización de tu estado mental corresponde en realidad a un flujo de programas antiguos que residen en tu subconsciente como modus operandi para tus relaciones, y solo pueden atisbarse si estás verdaderamente atento. La atención o presencia es la condición previa por la cual tu mente recibe ayuda de una conciencia testigo que tenías oculta entre tanta distracción, es una conciencia superior a la habitual. Cuando estás en presencia, eres más tu mismo que en cualquier otro momento, esto es algo que merece ser experimentado. La emoción te atravesará sin que escapes de ella y sin necesidad de conectar compulsivamente el mismo programa de siempre, ese que te mantenía en un bucle aparentemente sin salida junto a tu pareja, ese programa interconectado que se repetía una y otra vez y que solo podía desembocar en sufrimiento. En este sagrado momento de presencia estarás sanando la relación. Al sanar la relación de pareja, sanas tu relación con el mundo y sobre todo, tu relación con Dios o con la Verdad.

Es tu voluntad y tu conciencia la que convertirá una situación en una expresión de amor o en un conflicto, en unión o separación. En tu más profundo interior es donde elegirás convertir la relación en amor o en separación. La otra persona es aparentemente una “vieja conocida” que reflejará con absoluta maestría las manifestaciones más oscuras de tu ego, las pondrá bien claras delante de ti de mil formas distintas para que puedas atravesarlas con tu verdadera identidad o para que vuelvas a confirmarlas como reales.

La persona con la que te encuentras no es perfecta, al igual que tú no eres una persona perfecta. “Persona” y “Perfecta” son palabras incompatibles. La pareja se vive conscientemente como una práctica espiritual cuando la interpretas como una enseñanza, una oportunidad para que experimentes maneras de expresar el amor a base de una profunda conciencia. Existe una bella palabra para explicar esta interpretación de la pareja: sadhana. Una sadhana es un medio para conseguir tu conciencia espiritual. La pareja es un medio, no un fin.

Visto así, la pareja sana está destinada a ser un campo de entrenamiento del perdón y la incondicionalidad, entendiendo el perdón como un profundo trabajo de cambio de percepción ante el conflicto, en lugar de como un camino de sufrimiento, que ha sido el modo tradicional de entender el perdón. Si tú estás decidido a conocer tu verdad, esta decisión es íntegra y se aplica en cada situación de conflicto, entonces si es posible que se den en la pareja las condiciones para tu paz y tu felicidad, ya que el objetivo es coherente con el medio, hay integridad. Existe una conciencia que busca lo falso para deshacerlo, existe una responsabilidad sobre lo que ocurre y una voluntad de expresar lo que soy, un compromiso con la verdad.

Mi pareja es el medio para mi práctica espiritual, piso tierra santa en cada encuentro con ella. Solo soy feliz cuando experimento mi realidad como amor. Hablo de esta experiencia porque es real, corresponde a tu esencia y por tanto nos espera a todos una vez que eliminemos los obstáculos mentales que se interponen.

Te sientes feliz cuando sientes que eres felicidad. Entonces, verdaderamente tienes algo que compartir. Y puedes compartirlo con cualquier persona, y cómo no, con tu pareja. Cuando una pareja es una experiencia de compartir la dicha, vives lo más parecido que existe en este mundo al Cielo.

(Publicado en Universo Holístico y Revista Digital Uakix)
Autor: Jorge Lomar

 

ESCUELA DE REIKI: SENDEROS AL ALMA:CURSO DE REIKI USUI TRADICIONAL NIVEL UNO- ABIERTA LA INSCRIPCIÓN -COMIENZA EL LUNES 3 DE FEBRERO A LAS 19 HS

ESCUELA DE REIKI SENDEROS AL ALMA ,ORTEGA Y GASSET 910

QUERIDAS ALMAS LOS INVITO A COMENZAR UN MARAVILLOSO CAMINO DE SANACIÓN Y DESPERTAR A TRAVÉS DEL REIKI USUI, REIKI ES UNA HERRAMIENTA SENCILLA Y PODEROSA PARA TODA LA VIDA.

CUPOS LIMITADOS -RESERVAS AL 4712280-154 373509

LOS ALUMNOS QUE YA TIENEN PRIMER NIVEL Y DESEAN REPETIR LA FORMACIÓN 

Qué es el Reiki?
Reiki fue descubierto por el Sensei Mikao Usui (1865-1926).
La palabra Reiki proviene del vocablo japonés formado por dos caracteres ideográficos de origen Chino, una parte de Kanji Rei simboliza la voluntad de Dios y el Kanji Rei completo significa deidad, o sublime, espíritu, alma, lo sagrado. El segundo Kanji Ki representa la energía, quiere decir entonces que Reiki es la energía más sublime y espiritual de todas las energías del universo. (comúnmente de le dice energía vital universal)
El espacio que nos rodea, el Universo, está pleno de esta inagotable energía infinita que se expresa de muchas maneras una de ellas es la energía vital (que forma parte del Reiki) que nos mantiene vivos, esta fuerza vital propiamente dicha tiene muchos nombres de acuerdo a las distintas civilizaciones. Prana lo llamaron los hindúes; Los Huna polinesios llamaron Maná, los hebreos Ruach; en los países islámicos Baraka y para los chinos Chi. Los japoneses lo llaman Ki, y ésta es la raíz que aparece en la palabra Reiki.
Esta energía Reiki es la fuente misma de vida y como realidad es anterior a cualquier sistema filosófico o religioso.El Reiki no es una religión, ni forma parte de religión alguna, es independiente de las creencias. (Cada Reikista tendrá su propia filosofía de vida que invariablemente tendrá que ver con su estilo de trabajar).
Reiki proviene de la Fuente Universal de amor, de luz y armonía y está presente en todo lo que tiene vida. Es la esencia de quienes somos como seres humanos. Cuando intentamos definir el Reiki exactamente es como intentar juntar el agua con las manos, ella pasará a traves de los dedos.
Reiki es también una terapia original, basada sobre la potencia espiritual del Universo que vuelve saludable al ser humano, incrementando la paz mental y la alegría de vivir.
Cuando nuestro Ki (energia vital) es fuerte, nosotros estamos física, emocional, mental y espiritualmente sanos. Cuando nuestro Ki está en un nivel muy bajo, podemos enfermarnos o desequilibrarnos en varias formas.
Una de las maneras en que podemos reabastecernos de Fuerza Vital es usando Reiki.
Cuando un practicante de Reiki hace contacto a través de las manos, en el autotratamiento o el tratamiento a otra persona, transmite esa energía (no es su energia sino es el Reiki que pasa). Reiki equilibra, armoniza y desbloquea, activa la energia vital, aumenta la capacidad de autocuración y potencia los efectos curativos de los medicamentos, también tiene efecto sobre todos los seres vivo, animales y plantas y sobre las cosas inanimadas. Cuando experimentamos Reiki sentimos que nos calma y relaja a partir de este estado de quietud y armonía. Son purificados los Karmas y traumas. En lo físico, emocional-mental y espiritual, también pueden suceder sanaciones y curaciones.
El Reiki es aplicable como terapia complementaria (no reemplaza al médico), es excelente para reducir Stress y fortalecer el sistema inmunológico. Por sus efectos sinérgicos y multiplicadores muchos profesionales de la curación como terapeutas físicos, psiquiatras, psicólogos, kinesiólogos etc., han empezado a combinar Reiki con los métodos de curación que ellos usan habitualmente.
Para tansmitir Reiki no es necesario que nos esforcemos o concentremos, con solo colocar las manos fluye la cantidad necesaria, la energía va directa al lugar donde quien la recibe necesita sanación, Reiki va a las causas de la enfermedad. Al comenzar el tratamiento la energía puede empezar a trabajar en un nivel totalmente diferente al que nosotros pensábamos.
Reiki es el punto de partida para la iluminación, junto con las creencias de cada uno es posible elevarse uno mismo mediante la autopurificación y meditación, logrando así la realización personal

Primer Nivel
El Primer Grado abre de forma definitiva el canal de curación a través de la iniciación o sintonización, y permite a la persona iniciada la capacidad de transferir energía, en particular a nivel del cuerpo físico, a través de la imposición de manos haciendo contacto en diferentes partes del cuerpo.
La iniciación del Primer Grado está a disposición de todos, sin ninguna limitación, y no necesita de ninguna experiencia ni preparación previa. En la práctica, la iniciación se otorga en un solo día, y consta de una sintonización donde se levantan los bloqueos energéticos, físicos, mentales y emocionales, y se despiertan y se equilibran las fuerzas de autocuración. Se alinean y armonizan los chakras, liberando así el eje de la circulación energética en los cuerpos sutiles de cada persona.
Cuando fluye la energía universal el iniciado se llena de vida y de energía, irradiando luz, fuerza, amor y sanación. La fuerza vital otorga a la persona que lo canaliza la capacidad de transmitirla a través de las manos. Este canal sigue amplificándose cuanto más se utilice, tanto para la curación consciente de uno mismo como para la de los demás, y ya no se pierde nunca, sino que se mantiene toda la vida.
El Primer Grado, después de la iniciación y purificación, se reciben instrucciones sobre el uso de esta energía con imposición de manos, enseñándose la secuencia para la práctica de una sesión de autocuración completa y también para proporcionar el tratamiento a los demás. Estas imposiciones de manos cubren todo el cuerpo físico, armonizando simultáneamente los cuerpos sutiles. La práctica de estas secuencias después de la iniciación refuerza la enseñanza y asegura una perfecta comprensión teórica y práctica del proceso de transmisión energética, y permite al iniciado funcionar como canal de sanación.
Los Efectos del Reiki
Los efectos terapéuticos del Reiki generalmente producen una armonización global y multidimensional en distintas esferas del ser humano, transformándolo y desarrollándolo interiormente:
• Se estimulan y despiertan las fuerzas internas de autosanación.
• Se equilibran los centros y circuitos energéticos y las funciones metabólicas del cuerpo.
• Se alivian las tensiones musculares y los dolores.
• Se liberan las emociones reprimidas, armonizándose en el proceso la esfera psico-afectiva de la persona.
• Aumenta el nivel energético, proporcionando vitalidad física y anímica, revitalización orgánica y rejuvenecimiento de todo el organismo.
• Se produce un estado de profunda relajación, de calma mental y serenidad de espíritu.
• Se desarrolla y se expande la conciencia a través de un estado íntimo y progresivo de autoconocimiento.
Temas a desarrollar:
*Historia del Reiki
*Que es la Energía Vital
* Los Chakras Principales Centros de Energia en el cuerpo
*Principios del Reiki
*Tratamiento – Posición de las manos-Distintas modalidades
*Ejercicios y prácticas
*Transmisión de los dos símbolos sagrados correspondientes al 1 er nivel: uno del sistema Usui japonés y otro del sistema tradicional
Se entregarán Certificados y Material de Primer Nivel

LOS ESPERO CON TODO MI AMOR

LIC. ROXANA D’ ÀNGIOLA, DOCENTE Y CANAL DE MAESTRÍA DE REIKI

EN AMOR Y EN SERVICIO A LA LUZ Y AL DESPERTAR

 

ADIÓS A LOS MIEDOS LIMITANTES CON PSICOMAGIA

 
globos
20 ENERO, 2014

ADIÓS A LOS MIEDOS LIMITANTES

*

“En las antiguas tradiciones mágicas se ha dado siempre una gran importancia a la palabra. Así, cuando un mago lucha para combatir una enfermedad recita encantos, y las religiones hacen uso de rezos, oraciones en voz alta, votos, mantras, etc. La constante repetición de ciertas palabras sagradas unifica la mente, sacándola del círculo vicioso de su contínuo diálogo interior. Una nueva idea, repetida con fe y voluntad, puede abrir puertas en la cárcel mental que provoque la necesaria mutación liberadora”

Cada vez que te aqueje un temor, Alejandro Jodorwsky propone que repitas en voz alta estos encantos psicomágicos:

TENGO MIEDO…

A Cambiar:

Para avanzar por el camino de la Conciencia,

debo aceptar la muerte de las concepciones que tengo de mí mismo.

*

A desear:

La energía sexual es sagrada.

Dejo de negarme a mí mismo y de ocultarme.

*

A enfermar:

Las enfermedades corporales son maestras

que pueden curar mis enfermedades del alma.

*

A envejecer:

El tiempo es mi aliado,

me aporta sabiduría

*

A fracasar:

Todo es fracaso porque nada es eterno.

El único triunfo verdadero es

la realización de mi Conciencia.

*

A la humillación:

Si venzo mi orgullo,

nadie me puede humillar

*

A perder la seducción:

Si me libero de mis deseos,

la seducción me parecerá inutil.

*

A la noche:

La noche siempre está unida al día.
*
A la pobreza:
La creatividad del Ser Esencial
es mi riqueza.
*
A la soledad:
Si me abro al mundo,
todo me acompaña. 
*
A la muerte:
La muerte es una ilusión del ego individual.
El universo del que yo formo parte es eterno e infinito.
De una forma u otra, existiré siempre.
*
A la violencia:
Dominaré mi propia agresividad,
dejaré de proyectar mi cólera en el mundo.
*
A no poder comunicar:
Mi Dios Interior conoce todos los lenguajes.
*
A no poder resistir la verdad:
Lo que la Verdad destruye en mí es la escoria,
lo que no soy, los límites implantados por la trampa del pasado.
Dejaré afirmar mi ego,
me entregaré a mi Ser Esencial.
*
A no progresar:
Si me identifico con el universo,
me uno a su incesante expansión.
*
A no ser deseado:
El universo me ha dado la fuerza de nacer.
La Conciencia divina me desea.
*
A no ser lógico:
El universo no obedece a leyes lógicas.
La “Lógica” del cerebro humano es “locura” para el universo.
*
A perder la definición:
La suma de todas las definiciones es mi definición.
Incluso la no definición me define.
*
A perder la identidad:
Los límites de mi ego sólo son útiles por cierto tiempo,
no debeo aferrarme a ellos creyendo que son mi identidad.
Mi mente, obedeciendo a los proyectos del futuro,
luchará por expandirse, hasta llegar a ser lo que es:
Conciencia cósmica.
*
A perder mis capacidades:Mi Dios Interior es inextinguible.

*

A que me roben:

Lo que me pueden robar, nunca fue mío.

El Ser Esencial es permanente.

*

A ser decepcionado en el amor:

Mi certeza emocional es amar sin ser amado.

*

A ser desfigurado:

Si no me identifico con mi cara,

me integro en la impersonalidad

de mi indestructible Ser Esencial.

*

A ser estéril:

En todo momento el infinito me insemina.

El Alma es mi hija suprema.

*

A ser encarcelado:

Sólo me pueden encarcelar el cuerpo,

mi espíritu es esencialmente libre.

*

A ser herido, amputado, disminuido físicamente:

Soy un espíritu que tiene un cuerpo,

y no un cuerpo que tiene un espíritu.

Aunque pierda todo mi cuerpo,

continuaré existiendo en otra dimensión.

*

A ser invadido:

Soy infinito, el universo es mi cuerpo.

*

A ser violado:

Vejar mi carne no es ensuciar mi espíritu.

*

A ser violado:

Si dejo de identificarme con mi ego

(el vacío donde temo caer),

mi Ser Esencial cae en mí.

Extraído de: “Manual de psicomagia. Consejos para sanar su vida“, de Alejandro Jodorowsky

EN SENDEROS AL ALMA: CHARLA Y TALLER INTENSIVO SOBRE AUTODEFENSA PSÍQUICA A CARGO DE GUSTAVO FERNANDEZ

Con profunda alegría  anuncio las actividades que dará el prestigioso investigador Gustavo Fernandez  en Senderos al Alma.

AUTOD PSIQ

¿Existen los “daños” y “maleficios”? – ¿Qué es el “vampirismo energético?.- ¿Dejan “residuos psíquicos” las personas fallecidas? – ¿Puede afectarse psíquicamente a distancia?- Cómo reconocerlos y protegerse?¿Qué es la envidia y cómo nos afecta?. Pero, sobre todo, ¿pueden tratarse estas temáticas con seriedad científica?. Para tratar este tema, Gustavo Fernández visitará Mar del Plata. CONFERENCIA PÚBLICA DE PRESENTACIÓN: martes 4 de febrero, 20 hs. Entrada: colaboraciòn de $ 30. TALLER INTENSIVO DE AUTODEFENSA PSÍQUICA: jueves 6 de febrero, de 17 a 22 hs.
Temario del taller:
Reglas básicas de la Autodefensa Mental. Contra qué luchamos.
Larvas astrales. Paquetes de memoria thanáticos. Remanencias psíquicas.
Usos indebidos del Control Mental. Vórtices psicoespirituales.
Violación del libre albedrío. La Envidia.
Karma Universal y Karma Mundano. La Sombra.
Empleo de imágenes arquetípicas como defensa. Arquetipos idealizados y arquetipos personalizados. Mudras básicos de protecciòn.
Egrégoros. Detección y neutralización.
Cascarones astrales.
Arancel del Taller: $ 350.
Ambas actividades se realizarán en “Senderos del Alma”, Ortega y Gasset 910. Más informes: Teléfono 02234712280, celular 0223 154373509 o en Facebook Lic Roxana D’Angiola Psicóloga . Se entregarán apuntes y Certificado de Asistencia.